BIENVENIDO

Si es la primera vez que accedes al blog o quieres seguirlo desde el inicio quizás te interese acceder a su artículo de Presentación

TEORÍA SOCIAL (y 2)


BIPOLARIDAD POLÍTICA


En los capítulos precedentes de la teoría social hemos hablado de la bipolaridad económica como de algo (una desigualdad) inherente a nuestra realidad social y económica y, más allá de esto, como de un principio que la gobierna. El principio de bipolaridad, en realidad, subyace en todas nuestras relaciones y en todos los sistemas, sociales y físicos. Es por esto que, antes de seguir nuestro desarrollo y ahondar en la importancia de este comportamiento en los sistemas económicos, tenemos que extender el concepto a dichos sistemas sociales, y mostrar de qué modo esta bipolaridad, la bipolaridad política, es el motor de toda transformación social y antes de eso personal.
En efecto, estamos obligados a mostrar de qué modo el psicologismo resulta ser el fundamento de toda relación política (entre dos), dando lugar a toda una serie de encuentros y desencuentros, y de qué manera se pone y se ha puesto de manifiesto socialmente entre grupos o estamentos dando lugar a la lucha de clases.
Lo segundo es reflejo o extrapolación de lo primero, ahí su importancia, pero lo primero, además, está en la base de la educación, en lo que somos como individuos, en nuestra respuesta ante las cosas de la vida, etc. y se ve afectado enormemente por lo segundo. Existe de hecho una relación directa (implicación y complicación) entre los aspectos psicológicos y los sociológicos, y existe la posibilidad de establecer en un caso y otro formas de funcionamiento higiénicas y eficientes mediante la supresión de resistencias innecesarias, que es, en definitiva, la metodología aplicable a todos los sistemas (económicos y políticos) para alcanzar un perfecto funcionamiento, y la esencia de nuestro modelo.
Estas cuestiones las abordaremos y desarrollaremos más tarde, centrándonos aquí en la presentación (El hombre bipolar), y en los aspectos meramente sociales de la bipolaridad política y en cómo —de acuerdo con Marx— transforma a las sociedades mediante la transformación de las relaciones de producción (Bipolaridad del poder político). Posteriormente, hecho este análisis, estaremos en condiciones de establecer con precisión nuestro momento o altura social, esto es, en qué punto de las relaciones políticas y evolución social estamos, en función de las perspectivas de crecimiento económico y de las posibilidades del sistema vigente, lo que nos permitirá, conforme al esquema trazado sobre el efecto transistor, determinar las limitaciones del sistema y las condiciones para vencerlas o superarlas.
1. El hombre bipolar (4ª entrega)
Resumen. En la 4ª entrega de la Teoría social se muestra de qué manera la bipolaridad está en la base de todas las cosas y el efecto transistor en la base cualesquiera dos cosas con una diferencia de potencial (desigualdad) afectada por un polo intermedio. La bipolaridad se pone de manifiesto de forma muy particular en cualquier relación entre individuos en tanto que nos comportamos unos frente a otros como polos, esto es, como elementos aislados que se pueden poner en comunicación estableciendo flujos entre ellos. Esta relación (de orden-1) puede evolucionar hacia el acercamiento de los polos (convergencia) y desde cierta convergencia hacia el alejamiento, hasta alcanzar cualquier estado de la curva característica. Unas más saludables que otras.
El efecto transistor es aplicable a la economía y a casi todas las cosas de la vida en las que haya dos elementos afectados por un tercero: pensemos en la circulación de una vía de la red viaria y en cómo se ve afectada si sobre la misma cruza otra, en un primer caso, como el tráfico es fluido hay un número de coches por kilómetro, en un segundo caso, el número de coches se ve acrecentado (hasta el atasco) y no por un valor suma sino por una amplificación derivada del número de coches de la calle que cruza, esto es, de un grado de entorpecimiento o ineficacia o resistencia adicional; pensemos en la cinta transportadora del atlántico, esa que parece responsable del transporte de calor desde el golfo de México y de las mini-glaciaciones de los últimos tiempos cuando corta su flujo como consecuencia de las aguas desaladas procedentes del deshielo del polo. Pero lo más importante es que el hombre, como cualquier sistema físico se comporta en los planos sociológico y psicológico con las dinámicas del efecto transistor, por lo que éste es aplicable a la sociedad, a la política y a todo lo concerniente al hombre y a sus relaciones en general y entre ellas a las relaciones sociales o personales, esto es, a todas en las que, inicialmente, se pone de manifiesto una relación bipolar.
El hombre no es bipolar en esencia (es él solo, una individualidad), y tanto es así que cuando se presenta esta bipolaridad en el mismo hablamos de trastorno bipolar. Ese ser él sólo y serlo además de una forma equilibrada es o consiste en tener ciertos parámetros de autoestima, sentido del deber, pulsiones y debilidades determinadas; estables y coherentes. Pero, puesto que no estamos solos, también es relacionarse y estar en armonía con el ser social y con los seres individuales de su entorno, lo que provoca unos desplazamientos o fluctuaciones sobre el punto de equilibrio (la cuestión es cuánto y con qué motivo) y genera diferentes parejas relacionales o elementos duales (Orden-1) de una determinada bipolaridad, esto es, células políticas con una determinada bipolaridad política celular.
Un estado u otro de bipolaridad se presenta en cada posible elemento dual, es decir, en cada pareja relacional, en virtud del potencial a que se encuentra cada uno de los elementos de la pareja; y, ya existiendo esa bipolaridad —si se relacionan—, a la relación de potenciales, que es, propiamente, un potencial. Dado que se encuentran a un potencial lo primordial es adivinar si es del signo adecuado y si cada uno de los elementos juega el papel adecuado —E o C—, o no, que daría lugar a un funcionamiento inverso y, en consecuencia equivocado y nocivo. Esto en las relaciones de pareja o de amistad bien orientadas no suele ser habitual (en las mismas se parte de una condición de mínimo) ni en general en las que aceptamos desde la libertad, muy diferente de aquéllas obligadas o que no podemos eludir, en la que nos vemos en una posición y jugando un papel que de buen grado no jugaríamos, por el que decimos que nos llenamos de negatividad (que nos da mal rollo etc.), cuando en realidad lo que advertimos es una circulación de corriente inversa, improductiva y malsana. La alternancia de polaridad en cada elemento de la pareja relacional, esto es, la variación de potencial sobre la referencia del otro elemento, ora más positivo que él ora más negativo, es en sí la alternancia de alguno de sus elementos y es lo que llamamos patología bipolar, y otras manifestaciones impulsivas-depresivas, caracterizada porque la polaridad intrínseca del mismo es en esencia de Orden-1 debido a la alternancia (él solo ya presenta dos polaridades).
La posición de cada elemento de toda pareja relacional, lo que da y recibe (y cómo), está fundamentada en las necesidades psicológicas de los individuos. Este relacionarse, dar y recibir (el conocerse mientras se hace), es lo que fundamenta el decremento de la bipolaridad en este sistema de Orden-1. Nos relacionamos con unos y no con otros en función de que lo que nos permita dar la relación sea lo que nosotros necesitamos dar y lo que nos da sea lo que necesitamos recibir, estableciendo de este modo un flujo compensado, una buena circulación o equilibrio entre los portadores mayoritarios y minoritarios. Puede ser que alguien dé, dé, dé y sólo dé y otro reciba y sólo reciba, y entren en comunicación estos dos apegos desordenados. En realidad, sin necesidad de llevarlo al extremo, todos orientamos igualmente nuestra vivencia y nuestra atención, dirigimos nuestras alegrías y nuestras penas a un determinado interlocutor (a riesgo de ser desconsiderados) con la seguridad de recibir lo necesario tras el proceso circulatorio, esto es, a quien las disfruta en un caso o las siente en otro: manifiesta empatía y se involucra en la experiencia. Para el individuo el proceso es una suma de procesos y el estado un sumatorio de estados pues, al cabo, la relación no es biunívoca y contamos con toda la red para encontrar caminos de retornos para los portadores y alcanzar el equilibrio, si bien que generando esfuerzo y resistencias.
Con tal de crear ese proceso circulatorio (o reclamarlo) estamos dispuestos —según los casos— a todo, estamos dispuestos (o forzados) a ensayar variaciones desde el equilibrio o incluso a perderlo definitivamente, y con esto, a no dar nada de nosotros en la relación o darlo todo de una forma enferma, esto es, a ocupar cualquier posición de trabajo del transistor, de entre todas las posibles. En este sentido, en correspondencia con las diferentes zonas del transistor, se puede dar una alta bipolaridad que daría lugar a una zona activa con la condición de que exista un elemento mediador (B) y su flujo modulador que propicie el flujo dinámico Fd; pudiendo ser los elementos de la Base muy variopintos y de efectos muy distintos: puede ser una afición común, un parentesco o amigo común, un gesto (de una clase u otra), una determinada disposición jerárquica o estado social o cualquier relación (incluso dependencia comercial), una problemática también común (o la pertenencia a un grupo), en definitiva, toda una serie de elementos que hagan que se acreciente o disminuya esa bipolaridad (que se acreciente o disminuya la desconfianza).
Que el status social sirva de Base o mediador en la formación del elemento dual se ve claro, se ve claro también que una determinada ocupación (médico, por ejemplo) hará a alguien más cercano a priori que otra y si al presentárnosla nos indican que es el alcalde de nuestra ciudad habremos salvado inmediatamente una distancia con él que de otra forma sería infinita, en lo que se presenta como una rotura providencial del envoltorio que nos cubre a todos. Caso contrario, que no exista o que la aportación de la Base sea distinta, puede dar lugar a una relación anodina o disgregada, esto es, con dos polaridades aisladas —que es su estado natural y primero— y sin comunicación, repulsivas o en corte; estado que, como dijimos, se puede alcanzar de igual manera desde la despolarización, esto es, mediante un proceso de saturación alcanzado desde la parte del codo que conecta con la zona activa, propia de una relación ya consolidada.
De forma implícita, estamos indicando un proceso de inicialización del que no habíamos hablado para la bipolarización económica porque no se da, y que, de hecho, marca tres diferencias fundamentales entre la bipolaridad de orden-0 y orden-1, entre la económica y la política:
*La primera es que la política tiene un proceso de encendido (mediante la curva de potencia máxima, reconvertida en On/Off) puesto que parte de una situación de aislamiento de ambos polos que se ponen en comunicación (la diferencia entre un orden y otro no radica en la curva sino en la forma (sentido) de recorrerla, y si lo hace inicialmente).
*La segunda, es que, partiendo de esa bipolaridad grande, el proceso tiende hacia la convergencia, es decir, hacia el encuentro de los dos polos.
*La tercera, es que inicialmente (más tarde, no) esta convergencia se produce sin medrar el flujo porque, de forma contraria a lo ocurrido en la económica, la disminución de la bipolaridad en este proceso inicial ocasiona, en condiciones normales, un aumento del flujo modulador y, consecuentemente, del flujo dinámico, dicho de otra manera, el mismo proceso de crecimiento autosostenible que se produce en el caso económico con el aumento de bipolaridad se produce aquí con su disminución, porque es con la disminución (acercamiento de los polos) cuando se incrementa el flujo de la Base (que lo da el propio acercamiento si resulta mínimamente fructífero).
Dicho esto, podemos describir con más detalle ese proceso de inicialización. En principio, el sistema de orden-1, para cada estado, y tal como hemos anticipado, tiene un proceso de encendido en el que partiendo de un potencial máximo y un flujo nulo, esto es, máxima bipolaridad y nula comunicación de los dos polos (aislados), se produce un recorrido de acercamiento sobre la curva On/Off que acaba en un punto (el borde superior del respaldo) con algo menos de bipolaridad y una corriente máxima (el máximo diferencial de comunicación o acercamiento lo alcanzamos desde el desconocimiento). En consecuencia, desde el apagado (potencia nula) se llega al encendido y aplicación de la potencia máxima característica de cada elemento dual, que para un valor concreto de ddP, dará un determinado flujo dinámico, esto es, un punto de trabajo sobre la curva de potencia máxima.
A este proceso tendremos que añadir otros elementos para alcanzar una idea completa del mismo, en particular, de la secuencia final hasta alcanzar un punto de equilibrio, donde se ponen en marcha dos mecanismos antagónicos: se recorre la curva en sentido descendente con decremento del flujo dinámico por precipitación en la zona de avalancha —sintomático de un rápido acercamiento desde el desconocimiento total—, a la par que cambiamos de curva, ascendente, puesto que, conforme disminuye la bipolaridad, empieza a haber presencia positiva del flujo modulador de la Base, por incrementos de un potencial intermedio, lo que da lugar a las correspondientes variaciones en el flujo dinámico, y, según ya dijimos, al crecimiento autosostenible.


En la figura, sobre la curva de potencia A se llegaría al punto 1 para la curva característica X, y 1’ para la curva Y (de forma análoga los puntos 2 y 2’ para la curva de potencia B). Supuesto la primera combinación (A y X), si cae Fd (IC) desde el punto 1 al 0, en tanto que se incrementa el flujo de la Base, la corriente subirá del punto 0 al 0’, correspondiente a la curva característica Y. Naturalmente para un movimiento continuo de X a Y (entre 0 y 0’) mediante sucesivas curvas características, la progresión de los estados 1 al 0 será coincidente con la curva representada entre 1 y 0’.
Esto nos da que cada pareja relacional tiene un punto de trabajo que alcanza de forma natural, y nos da que hay determinadas parejas relacionales inviables porque no alcanza esa zona de trabajo porque se establecen con una elevada ddp o con una potencia insuficiente (que actúa como energía de activación) sobre la que, en virtud de lo explicado, se establece una forma relacional sin posibilidad alguna de prosperar (una supuesta curva C que no corte a X ni a Y ni a ninguna otra curva característica).
Alcanzado el equilibrio, el sistema podrá evolucionar de forma indistinta e independiente hacia el acercamiento-alejamiento (+ o -) y aumento-mantenimiento/disminución del flujo de la Base (> o ), con una forma de funcionamiento similar al establecido para el económico, que viene caracterizado simplemente por la ddP y Fd que sea capaz de alcanzar en función del flujo modulador de la Base (Fm), resultando, por tanto, en función de los dos parámetros, cuatro formas de evolucionar (+,>), (+,), (-,>), (-,).
Restringiéndonos al primer parámetro, desde el estado de equilibrio cabe un acercamiento de los polos mediante elementos convergentes y, de forma análoga, un proceso inverso que nos lleve al alejamiento o a un estado relacional inicial o próximo a éste, porque en todo momento, ya sea sobre el estado de equilibrio o sobre el inicial, actúa —además de las descriptas— una fuerza contraria a la convergencia. Es decir, que, desde cualquier punto de la curva, lo mismo que se tiende a eliminar la bipolaridad de acuerdo a ciertos requerimientos psicológicos se tiende a aumentarla de acuerdo a otros (mediante el incremento de las propias resistencias), como son, principalmente, el instinto de conservación y la necesidad de diferenciarnos, esto es, de mantener una polaridad diferenciada: nuestro punto de equilibrio está a mitad de camino entre nuestra necesidad de integrarnos (convergencia) y la de no enajenarnos (divergencia); lo que nos lleva, respectivamente, a la contracción y expansión.
El segundo parámetro determinará los aspectos creativos o perversos de la diferenciación o no diferenciación adquirida. Centrándonos en la evolución indeseable y problemática, podemos concluir que sobre la posición de equilibrio (asiento) hay fuerzas con tendencia a llevarnos hacia el respaldo (divergencia) y otras (la propia convergencia) hacia las patas de la silla: en el primer caso nos puede llevar a la exageración, al desorden, al nuevo aislamiento (hasta alcanzar el máximo en el que se produce el apagado) y el segundo al de hacer inefectiva esa bipolaridad (despolarización) y que se ponga en marcha el mecanismo de la saturación y, consecuentemente, una disminución de la corriente de colector (IC) en el transistor o del flujo dinámico (Fd) en nuestro modelo. Si nos atenemos a la relación de pareja (como caso particular de pareja relacional), la situación primera es la ejemplificación de la disgregación después de haber alcanzado un determinado grado de convergencia, como consecuencia de preservar la propia identidad y el establecimiento de puntos de vista irreconciliables, por lo que se produce un alejamiento basado en el decremento del flujo Fd (decrece la confianza, las cosas compartidas) que a su vez se debe a la sustitución de los portadores en la Base, es decir, a la disminución de Fm producida por la suma de las distintas adversidades: encontronazos, disparidad de criterio; en resumen, por el diferente punto de vista derivado primordialmente de ser entidades diferentes sin nexo común. Mientras que la segunda situación es la ejemplificación del caer a menos cuando ya no está la intensidad ni todos los valores francos puestos en juego en las pretensiones iniciales, en este caso, , si con una pequeña ddP decrece el número de mediadores (Fm), desplazamos nuestro punto de trabajo hacia la saturación o cuando menos a esa zona (el codo de la curva) entre activa y saturada, propia de tantas relaciones, con tantos elementos negativos como positivos, que sirve de nueva referencia de las fluctuaciones, de status quo, de paso forzado entre la destrucción (olvido, abandono) y la regeneración.
Esta dinámica, llevada a lo social, es la historia de los pueblos.


2. Bipolaridad de poder político (5º entrega)

En la 5ª entrega tratamos los aspectos sociales de la bipolaridad política, esto es, de qué manera se establece socialmente una relación entre polos (que son relaciones de poder), cómo se presenta el poder económico como poder, y cómo esta relación se altera mediante el concurso de un polo intermedio, en lo que resulta ser la aplicación del efecto transistor a la organización social, dando lugar al acercamiento o alejamiento de los grupos sociales distantes y la modificación de las relaciones de propiedad en función de las necesidades de producción, o, lo que es lo mismo, a la lucha de clases. Es la necesidad de modificar las relaciones de producción la que permite variar las relaciones de propiedad o acercamiento entre polos o estamentos distantes. Esto, económicamente, se produce mediante el desarrollo de formas secundarias de producción, y políticamente, con el concurso de un polo político intermedio emergente que apoyado en lo anterior hace buena y necesaria una nueva forma de pensamiento que incluye una nueva forma de relación social.
La bipolaridad económica, da lugar, como suma estadística, a una bipolaridad socioeconómica, socio-sectorial o estamental, que diferencia a las fuerzas productivas y no productivas, que se interrelacionan mediante unas relaciones de producción o,  lo que no es más que la expresión jurídica de esto —tal como señaló Marx—, con las relaciones de propiedad en el seno de las cuales se desenvuelven.
En consecuencia, a raíz de una bipolaridad de orden-0, se generan dos polos y con ellos una relación de orden-1 (política), pues, si bien es cierto que ésta es anterior e independiente —en cuanto que, como dijimos, está adscrita a cada célula política—, el factor económico es un elemento catalizador de la actitud humana, que activa, agrupa y da lugar como agente mediador y referencia a su expresión social, de la misma manera que antaño lo fue (y por esto también es anterior al factor económico) la propia relación de dominación: el poderío militar, la fortaleza personal y las distintas formas de rentabilizar la violencia o las capacidades.
En efecto, todos los individuos se pueden presentar como un determinado polo respecto a todos los otros individuos, y todos los asuntos de la vida, y, por lo mismo, formar un universo caótico de anhelos o preferencias sin una referencia evidente, pero hay algo que sí se presenta como tal: el potencial económico y la relación de potenciales respecto a uno establecido muy claramente como nivel de referencia cero: la pobreza total. Dicho de otra forma, una expresión primera de lo que somos, que, además, es tangible, es lo que tenemos, por lo que se convierte en una evidencia pública de nuestro carácter singular.
Podemos decir, por tanto, que la bipolaridad del poder político es la bipolaridad política-celular (o relacional) generalizada (en adelante, simplemente, bipolaridad política), extendida o universalizada, mediante alguna referencia perceptible y común, en particular lo es cuando esa referencia —que, además, es agente mediador— es la económica, esto es, para este caso concreto de flujo modulador (Fm), y es por esto que aquélla se presenta como una superestructura de ésta.
Para comprender todo esto y seguirle el rastro a la evolución de estas referencias tenemos que remontarnos al paleolítico y como contrapunto a las primeras revoluciones socioeconómicas (la neolítica, la de los metales…) que introduce elementos diferenciales claves pues con ellas no sólo hablamos ya de división del trabajo sino de una división jerárquica, esto es, de un status derivado de la misma o división social que, a la postre, derivó en una verdadera división estamental y bipolaridad política o adscripción a las facciones ya existente desde otros fundamentos. Naturalmente en el paleolítico ya existía la figura del jefe pero ésta todavía estaba sujeta al liderazgo derivado de la necesidad, de la fuerza y del mérito (el mejor cazador tiene ese reconocimiento), y supeditada a la propia naturaleza tribal (la horda, el clan), es decir, el respeto a los mayores, que, como tales —y no era poco—, son supervivientes, y que representa una bipolarización sociopolítica ajena o no enmarcada en el proceso de bipolarización socioeconómica ni estamental anteriormente aludido, y nos muestra que una cosa es la división social derivada de la económica y otra la política, aunque la primera pueda derivar o estar encuadrada en la segunda y aunque desde los inicios del desarrollo del hombre hasta la desaparición de las economías de subsistencia una y otra estuvieran emparentadas por estar emparejado en un único polo el poder económico y político, y no existir, además, ningún polo intermedio, esto es, ninguna forma económica en segundo plano o formación (emergente) y, consecuentemente, ninguna revolución económica ni social en marcha.
El poder político polariza socialmente a la sociedad (el poder es la expresión de esa polarización) y establece una distancia. La riqueza económica polariza socialmente a la sociedad y establece una distancia. La actividad económica permite establecer una relación o grado de comunicación y, consecuentemente, medir o tener conciencia de la distancia, si bien es cierto que mediante aquélla la misma tiende a ir en aumento a través del incremento de la bipolaridad económica que se deriva del incremento de riqueza de uno de sus polos.
La fuerza política, que es manifestación del poder, como bipolaridad política tiene tanto elementos convergentes como divergentes, que se oponen a los primeros. El polo divergente trata de mantener la diferenciación mientras que el otro ha tratado históricamente de contrarrestar la bipolaridad social de partida mediante la inclusión de un poderoso polo intermedio que tira hacia sí de los extremos, esto es, un elemento convergente o de despolarización apoyado en una palanca económica. Como indica Marx en “La contribución a la crítica de la economía política”:
Al cambiar la base económica, se transforma más o menos rápidamente toda la superestructura inmensa.
Es precisamente la existencia de un mediador, la que establece un elemento diferencial claro entre una situación político-económica y otra, porque es, como indicamos anteriormente y posteriormente desarrollaremos, la que nos permite hablar de la incorporación de factores convergentes a los divergentes, y es la que nos permite hablar de revolución social, y de lucha de clases, o, expresado con nuestro lenguaje y formulación, la que nos permite hablar del efecto transistor en este contexto político.
 
A. La bipolaridad y la lucha de clases
En el mundo antiguo, y particularmente en la estructura del Imperio romano, existían los diversos polos políticos de diferenciada relevancia económica. De una parte existía una aristocracia acaudalada y todo un entramado político y social que se nutría de las rentas de la guerra y de las correspondientes estrategias de expansión, de ocupación y barbarie. La guerra proveía de bienes económicos y humanos, dinero y esclavos. Existía, por tanto, un espectro social pero no la explotación o enfrentamiento entre clases sociales porque no existía ningún estamento social libre intermedio y emergente como polo antagónico al polo dirigente y seguidor de éste, es decir, que la ciudadanía u ocupaba el estamento superior (emisor) o formaba parte de una amplia clase baja cercana al colector, representado por los esclavos, pero suficientemente nutrida y diferenciada de él; y, en consecuencia, liberada del primer azote de la calamidad.
Son muchas las circunstancias que dieron lugar al desmoronamiento del Imperio, unas claramente constatadas y otras en estudio o debate, entre ellas se citan las razones externas, es decir las invasiones bárbaras que en muchos casos fueron alentadas por las propia situación interna, entre las que se cuentan la falta de liquidez con motivo de la falta de provisión mediante nuevas invasiones, el deterioro del poder político y administrativo (como causa y efecto) o incluso de otras circunstancias como la pérdida de cultivos por razones climáticas (crisis agraria de Italia), así como argumentaciones contrapuestas como son la disminución/aumento de la población esclava por éstas u otras causas, siendo el primer caso origen de una pérdida de fuerza productiva y el segundo, de un exceso de población no lo suficientemente productiva y cara de mantener.
Sea por alguna de estas razones, por el conjunto de ellas o por otras, lo cierto es que el proceso hasta la constitución del sistema feudal tuvo como paso la constitución del feudo, la pugna de esa organización política con la anterior, la caída a un sistema de economía más provinciana o deslocalizada (de subsistencia) y más barata de mantener —frente a la estructura ostentosa y cara del pasado—, basada en otras relaciones de producción o formas de propiedad de las fuerzas productivas, y otras fórmulas de comercio interno, como el intercambio, que rentabilizan la riqueza, pues elude el pago de impuestos a la polis o impide que ésta, siendo una economía natural, pueda establecer carga impositiva legal alguna. Pero, sobre todo, fue en el inicio de la época feudal cuando las clases dirigentes tuvieron necesidad de materializar todo el cambio en las relaciones de producción, es decir, desarrollar aquellas formas secundarias que en medio del eterno caos se habían presentado como aconsejables o ventajosas. Como ya hemos comentado e indica E.M. Staerman
… con la decadencia de la formación esclavista, las formas de propiedad y los grupos sociales que hasta entonces no eran esenciales o que no existían comienzan a representar un papel principal, suplantando y disgregando a su vez lo que había sido primordial. Para determinar la época a partir de la cual se puede hablar de fin del régimen esclavista es de importancia decisiva fijar el momento en que unas de esas formas —hasta entonces secundaria— comenzó ya a ejercer una influencia determinante sobre las otras.
Inicialmente estas relaciones son las relaciones de producción y las motivaciones para modificarlas —tal como presenta el marxismo y ya expusimos— son el agotamiento de las fuerzas de producción existentes, es decir, la inservibilidad del modelo vigente o la imposibilidad de optimizar el beneficio inmerso en él. Entre estas formas se cuenta la sustitución del esclavo y lo que éste representa por una figura sobre la que se podría tener un mínimo de exigencia productiva. El productor-siervo deja de ser una mercancía y pasa a ser alguien que elabora dichas mercancías con diferente nivel de eficiencia y de interés por el resultado, se crea el plus-producto no por suma de elementos sino por el beneficio de la incipiente productividad de cada uno de ellos. Surge una clase media, en la que cada individuo crea algo más de lo necesario y con el excedente, que en parte le pertenece, puede comercial mientras que con la que no es de su propiedad se acumula y comercializa en el polo económico (el feudo); iniciándose un flujo de riqueza.
Esto es la esencia de todo este proceso de transición, pero las motivaciones son aún mayores y las relaciones sobre las que actúa además de ser productivas (económicas) tienen proyección humana (el esclavismo, por ejemplo, la tiene), por lo que la acción política (convergente) materializada en la lucha de clases, más allá de ser un mecanismo de progreso económico, o adaptación, se constituye en una herramienta de progreso social, esto es, de la superestructura en la que se encuentra inmersa. De hecho tenemos toda una clase de terratenientes, la nueva clase dominante, que pugna con la antigua clase política y económica, la clase de los dueños de esclavos, y tenemos a la clase de esclavos que aspiran a abandonar su penoso status. Los dos son casos de motivaciones relacionales de las respectivas células bipolares, llevadas a lo social mediante adición de un sentimiento y convertidas en motivaciones políticas, o, lo que es lo mismo, casos de un polo ninguneado que aspira a salvar la distancia a la que se ha visto abocada por razones históricas.
Los desarrollos sociales y políticos ulteriores se forjaron —como siempre— sobre la base del económico y, en todos los casos —aunque el término no se acuñara hasta la lucha de la burguesía y el proletariado por ser en ésta donde se produce una clara partición de la sociedad en dos grupos amplios—, sobre una determinada “lucha de clases” o fuerza de poderes con un denominador común: las clases no pugnaban o presentaban fuerzas opuestas o un intento de predominio que es lo que tradicionalmente se hace en una lucha sino que ha tratado de salvar, aprovechando una determinada coyuntura económica, la distancia entre dos grupos, creada y mantenida por la resistencia de uno de ellos, es decir, que la lucha estaba destinada a la supresión de las clases o la distancia entre ellas.
Así, desde entonces, cada nueva revolución socioeconómica ha estrechado más la brecha o separación entre clases sociales, de este modo cada nueva revolución socioeconómica, además de propiciar un mejoramiento de las relaciones de producción o modificarlas por otras más acordes a los tiempos, ha propiciado una nuevas formas de relacionarse más desarrolladas, porque cada nueva forma de relacionarse productivamente ha exigido todo un proceso de culturización o adaptación a otra forma de entendimiento, hasta alcanzar un máximo, que dio lugar a las primeras revoluciones obreras y conciencia de clase, y, socialmente (junto al propio desarrollo económico), al establecimiento de una clase intermedia (constitutiva de la Base del transistor) y al intento de estrechar o minorar la bipolaridad del tejido social; mientras que políticamente se pasaron de los regímenes totalitarios (las últimas monarquías o imperios) a los sistemas parlamentarios y la inclusión, en estos sistemas, del polo político representante del proletariado, esto es, a la inclusión —junto a conservadores y liberales— de un contrapunto ideológico en el escenario político (la socialdemocracia como expresión del socialismo moderado), en lo que se presenta como una homologación o estandarización de los vehículos de transformación social: el hecho democrático.

B. La lucha de clases y la Historia (6ª entrega)
En la 6ª entrega seguimos tratando la lucha de clases como expresión del principio de bipolaridad política, y su desarrollo o evolución de acuerdo con el efecto transistor. Sobre esta base se presentan las diferentes revoluciones sociales habidas a lo largo de la historia y sobre la necesidad de modificar las relaciones de producción, lo que de otra forma no son sino relaciones de propiedad (Marx). Aquí se hace un recuento y descripción de esas grandes revoluciones sociales y se alcanza una confirmación de este esquema o patrón de comportamiento, y de su evolución natural.
El proceso descrito implica a todo el devenir histórico, pero, esencialmente se fundamenta, tanto socioeconómica como políticamente —como es propio de la bipolaridad relacional generalizada— en la dinámica resultante de dos fuerzas contrapuestas, que siguen presentes, una tendente a mantener un estado diferencial y otra a eliminarlo, o , basado en este esquema, en la lucha de un polo emergente con el polo superior al que desplaza económicamente y con el que logra la convergencia política (y con ella la de toda la sociedad) o su remplazo, mientras que el inferior, que se encuentra en situación de abandono, y sirve de auxilio (en realidad, ninguna de estas transformaciones sociales ha tenido lugar sin el concurso de una clase en verdadero estado de necesidad), alcanza algún grado de dignidad.
Primero, la nobleza sobre la aristocracia romana que acabamos de ver y que terminó con la constitución de reinados y fuertes imperios. La sociedad por entones estaba dividida políticamente en estamentos estancos u órdenes —los privilegiados y los no privilegiados— que representaba, como en todo autoritarismo, una polaridad política muy marcada de un polo sobre un polo neutro. Este polo neutro aunque era neutro dista de ser el polo neutro precedente, y la relación a que da lugar, también; muy diferente a la establecida entre personas y no personas, o personas sin derechos personales: incluido el de formar familia, propia de los esclavos. Esta situación se acompañaba de una bipolaridad socioeconómica fuerte (alta ddP) aunque de flujo débil como consecuencia de la deficiente explotación de los recursos existentes e innumerables razones características del régimen feudal (economía de autoconsumo, sistema de cultivos, la no mecanización, etc.), que daba lugar a la acumulación de riqueza sobre la base de una economía de subsistencia. La situación social conforma el Estadio-0, de fuerte bipolaridad política y económica fuertes pero de flujo débil: zona de corte tendente a saturación.
Luego fue la nobleza sobre la realeza y su intento de alcanzar un modelo absolutista fundamentado en necesidad de eliminar cualquier objeción o resistencia a la recaudación y a las pretensiones de sufragar los crecientes gastos estatales, en un marco de escasez generalizada. Escasez agravada por la situación de desamparo y calamidad de los verdaderos desamparados (crisis del siglo XVII y los costes económicos y sociales de largas guerras) que dio lugar a revueltas o incluso guerras civiles, con diferente y contrapuesto resultado, según los casos. De este modo se dio paso al parlamentarismo inglés (efectivo y con división de poderes) y al pensamiento liberal liderado por John Locke en lo que supuso una pre-Ilustración, el absolutismo más férreo francés, que alcanzó sus metas, o el intento fallido español de repercutir entre todos los reinos, que desencadenó las sublevaciones de Cataluña, Portugal y Nápoles, y que más tarde se alcanzaría mediante fórmulas inmersas en la Ilustración (Despotismo Ilustrado).
Vemos que partiendo de una situación similar, que no es otra que la de un parlamentarismo incipiente, nacido en los siglos XII-XIII —que realizaba funciones de asesoramiento, como en el originario Consejo Real, y la aprobación de gastos extraordinarios— llegamos a dos resultados y dos estados de diferente bipolaridad política, o estadio de progreso, respecto al Estadio-0 o inicial, el Estadio-1 (francés) y Estadio-2 (inglés), en los que, respectivamente, las fuerzas precursoras fueron neutralizadas e integradas, dando lugar a un resultado divergente o convergente de la acción política, en tanto que la economía inicia su andadura por la saturación mediante la inclusión de elementos mediadores (Fm)
Posteriormente, la burguesía sobre el conjunto de las clases privilegiadas (nobleza y realeza), con el concurso de las corrientes liberales de la Ilustración, por mor del desarrollo económico de la primera y (nuevamente) el déficit de las finanzas reales y la penuria en las condiciones de vida del campesinado como consecuencia de una grave crisis económica y de las malas cosechas en la década de 1780, que derivó finalmente en la revolución francesa o Estadio-3.
En efecto, fue el establecimiento de una fuerte bipolaridad socioeconómica constituida por la alta burguesía florecida a raíz del comercio colonial, y mediatizada por una burguesía media y una incipiente industrialización, lo que permitió las pretensiones de transformación social y política. Estas pretensiones se podrían enmarcar en la de la lucha de clases de una determinada tipología, la socio-sectorial y con ella la rotura de la estanqueidad de los estamentos sociales, división de poderes, parlamentarismo (igualdad, libertad, fraternidad), que dio paso al liberalismo como doctrina socioeconómica (ya instalado en Inglaterra) y a la base del capitalismo como sistema, de la que el Estadio-2 fue un embrión, tanto político como ideológico, desarrollado en lo que conocemos como Edad contemporánea.
Podemos decir, por tanto, que las pretensiones que dieron lugar al Estadio-3 fueron similares a las del Estadio-2 pero aplicadas sobre realidades económicas distintas: en el codo de la curva, entre la zona de saturación y activa, frente a una saturación (subsistencia) pura y dura; pero además, aplicadas con diferente criterio de bipolaridad política: en el caso inglés esta polaridad fue mediadora, quedando integrada —como ya indicamos— tras el proceso, y en el francés sustitutoria (una revolución socioeconómica en toda regla) como consecuencia de las subsiguientes sublevaciones populares materializadas en las sucesivas Convenciones (girondina y jacobina), que caracterizarían otro estadio de la revolución y social, el Estadio-3a.
En efecto, en el caso francés, aunque esta polaridad sustitutoria se presentara frente al polo preexistente como monopolar, no era homogénea y estaba dividida internamente en facciones o fuerzas divididas por lo que una vez alcanzado el primer objetivo (monarquía parlamentaria al estilo inglés o Estadio-2) el sistema siguió evolucionando con una dinámica descontrolada (revolución, terror/dictadura de Robespierre) en las mencionadas Convenciones (Estadio-3a); y sus respectivas contrarrevoluciones (vuelta al Estadio-3 inicial), esto es, a la inexistencia de un espacio común de entendimiento o de gobernabilidad.
En este marco, dependiendo de la evolución, se puede optar por una posición intermedia que haga de nexo (lo que llamamos centro o gobierno de salvación) o, siendo esto inviable, por el requerimiento de un órgano superior que establezca algún criterio para el establecimiento de los mandatos, es decir, de algún tipo de dictadura, Estadio-4, encarnada, en este caso, en la figura de Napoleón, o, como suele ocurrir en determinadas monarquías constitucionales, bajo el poder ejecutivo de un rey.
A partir de aquí, hay en Francia una sucesión de Estadios-3a/3 y 4, de revolución/contrarrevolución y restauración, justificados, la segunda por el fracaso de la primera, y la primera por el éxito político del parlamentarismo inglés, el económico, sobre la base del desarrollo de la primera revolución industrial, y el cultural, por la propia Ilustración y por el desarrollo científico-tecnológico subsecuente.
Con esto decimos que si no hubiera prendido otro espíritu y no se hubiera tenido un ejemplo exitoso difícilmente se hubiera accedido a un continuo intento de reforma y de revoluciones liberales (Riego en España) sin otra oposición más férrea, y difícilmente hubieran tenido cabida las posteriores luchas sociales. En oposición, también decimos que sobre esta base es el mero sentimiento de incompleción el que hace ir más allá en las pretensiones, es decir, que el modelo inglés no era un modelo a seguir sino a sobrepasar, siendo esto el motor del continuo fracaso y el del continuo intento, cada vez más pretencioso. Con esta dinámica se alcanzó un estado más avanzado al de la Ilustración, el Estadio-3b, que era el del ideario democrático presentado a raíz de las revoluciones de 1848.
Más tarde, sobre la burguesía por parte del proletariado que se fraguó a través de las sucesivas revoluciones de 1820-30-48 herederas de la Ilustración y que concluyó en las grandes corrientes del proletariado, como consecuencia de las pésimas condiciones laborales y la penuria económica alcanzada por éste, y el concurso del cuerpo ideológico de una intelectualidad cercana, también con diferente resultado en función del sistema al que estuviese aplicado. Aplicado a un sistema de fuerte bipolaridad económica, de fuerte flujo (zona activa), y con débil bipolaridad política, se integraría  con las otras propuestas políticas (socialismo parlamentario o socialdemocracia), lo que constituye el Estadio-5. Aplicado, como en el caso ruso, con una alta bipolaridad política (en la que la revolución del 48 no tuvo efecto y se mantuvo el régimen aristocrático) y a una economía de flujo débil —zona de saturación o corte—, llevaría a la revolución del proletariado o Estadio-6.
El Estadio-5 es la continuación lógica del Estadio-3b porque la lucha del proletariado es la de la Ilustración protagonizada por aquéllos que en primera vuelta fueron desposeídos de sus logros y méritos por sus circunstanciales compañeros de viaje (la burguesía). La burguesía tuvo su oportunidad frente a la aristocracia a tenor de la primera revolución industrial y el proletariado frente a la burguesía a raíz de la segunda. Para este estadio hablamos de las fuerzas políticas en democracia que suelen tener una escasa bipolaridad, que se traduce socialmente en un triste diferencial entre las fuerzas divergentes, suficiente para que el sistema discurra políticamente en estado de saturación directa que dé lugar a un crecimiento social sostenido a través del mismo, o que, de acuerdo con la igualdad de los potenciales y a la escasa efectividad de los mismos, el flujo vaya aleatoriamente en un sentido o en otro, de una saturación directa a otra inversa. El primer caso es el de las democracias llamadas prósperas y el segundo el de las democracias inefectivas y sometidas a todo tipo de cuestionamientos. En el primer caso, aunque de forma trabajosa y partidista, se crea un espacio para el desarrollo —que al final es quien marca todo— y para la modificación estructural de la sociedad y de las leyes que lo hacen posible, y en el segundo se pierde la sensación de gobierno porque la división de fuerzas es tal que desatan la bipolaridad inicial o contenida, ya que esta débil bipolaridad parlamentaria es engañosa y se puede exacerbar y acabar en enfrentamiento, en guerra o en dictadura[1], como ocurrió tras la república francesa o tras la II república española (en la que se dieron también condiciones de subsistencia que la asemejaban al caso ruso), o volver a preferencias o anhelos maximalistas que hacen inútil cualquier posibilidad de acción real.
El Estadio-6 tuvo en principio cierto carácter continuista respecto a algunas cuestiones políticas y reformista respecto a otras liderado por los socialistas moderados de carácter liberal, entre cuyas pretensiones estaba la de convocar elecciones y constituir una Asamblea Constituyente, pero le siguió otra protagonizada por los grupos de soviets y bolcheviques (Estadio-6a) a raíz de un intento golpista de los zaristas (restauración) que tomó el poder en Petrogrado mediante el asalto al Palacio de Invierno donde residía el gobierno provisional, que se consolidó en sus pretensiones revolucionarias hasta tomar formas dictatoriales (Estadio-7) sin posibilidad de derivar (más allá de lo acaecido actualmente) a un pretendido Estadio-6b.
La diferencia que existe entre la lucha de clases del proletariado establecida en Europa (sobre la burguesía) y la que desencadenó en Rusia (finalmente sobre la aristocracia), es que en la primera dio paso a la inclusión del socialismo en el parlamentarismo (el polo político obrero) y en la segunda, mediante la revolución, a su imposición, esto es, que una es integradora, como la revolución inglesa (Estadio-2), y la otra sustitutoria de la clase aristocrática precedente (Estadio-6a), como la francesa (Estadio-3a), lo que nos hace asemejar a una revolución y a otra (todas las revoluciones se parecen) y convertirse los estadios 4 y 7 en procesos mórbidos de restitución/consolidación de sus pretensiones iniciales (Estadios 3b y 6b, respectivamente).
La razón de que se produjera la revolución rusa y no se diera el mismo proceso en Europa es que allí estaban tanto políticamente (aristocracia) como socioeconómicamente (1ª revolución industrial) como en la Europa pre-Ilustrada (Estadio-0) mientras que aquí estábamos en la 2ª revolución industrial y ya se había hecho la 1ª social (Estadio-3b).
Además, no se daban los factores para la convergencia. La convergencia política se tiene que hacer desde el acercamiento de dos élites ya de por sí cercanas, impulsado por el empuje de las clase desfavorecidas que quieren otras condiciones sociales y económicas que además son ventajosas para las otras clases porque son ventajosas para la producción. Rusia tenía que hacer la 1ª revolución social pero no disponía de una clase (la burguesía) lo suficientemente cerca del polo superior para optar a la convergencia ni para la que fuese deseable  por cuestiones económicas (tenía una economía de subsistencia), es decir, para la que las relaciones de producción vigentes representasen trabas (éstas sólo eran problemáticas para el proletariado). El proletariado, en consecuencia, no hizo de polo político y económico receptor, sino que lo hizo de motor (invirtiendo la polaridad), y avanzó en esas posiciones sin la participación de un grupo o referencia que le sirviera de freno y asumiera esas responsabilidades. No había transición posibible entre los Estadios-6a y 6b (como no lo hubo entre el 3a y el 3b).
Y ahora, ¿de quién por quién? Vemos que para estrechar la bipolaridad social (las diferencias socioeconómicas) se modifica la bipolaridad política, creando un polo alternativo, contrario o mediador, de tensión intermedia que de una forma u otra ponga en comunicación a los otros dos mediante un potencial efectivo que finalmente provoca la convergencia de todo el sistema o sustituye al polo más divergente. De hecho, éste es el mecanismo que se ha utilizado siempre para propiciar un cambio: crear tensión política intermedia, y efectiva mediante una aportación suficiente de masa social (flujo) para establecer un nuevo paradigma o el cambio político que lo permita y sirva de oportuno mediador (Fm).
Esto nos da a pensar y a cuestionarnos, dado que casi todos los cuerpos teóricos u opciones alternativas quedan integrados y tienen su sitio dentro de la democracia y que en la misma, en virtud de su representatividad, sólo aparecen muestras de los flujos de las diferentes tensiones (no propiamente los flujos), si esta fórmula está vigente y está suficientemente representada mediante este sistema, es decir, si es suficientemente representativa de la sociedad y atenta a sus deficiencias, y a preguntarnos, entre otras cuestiones, qué cosas se pueden cambiar en esta sociedad por quiénes y en virtud de qué, y si, en consecuencia, es posible alguna opción que, en caso de necesidad, nos saque (para esto ha sido cada revolución) del sistema social establecido y nos lleve a otro distinto y mejor.
Y es pertinente, además, porque nuestro sistema socioeconómico que parece inamovible, no lo es y de tanto en tanto se convulsiona y se precipita y reacciona, y pone de manifiesto que como cualquier otro alcanza unos límites, a los que llamamos crisis, sobre los que es necesario actuar o, por decirlo mejor, el sistema actúa de forma natural en lo que se presenta como el devenir histórico y el ser humano padece, por un lado, y corrige si puede por el otro.
En este sentido, podemos darnos cuenta que, tras la crisis del 29 y salvando la circunstancia ajena de la 2ª guerra mundial, la intervención del Estado y la implantación de un sistema de economía mixta se presentó no sólo como un ajuste sino como una pequeña revolución social aplicada a un sistema altamente convergente políticamente y con alta bipolaridad económica, en la consideración de que la sociedad ha evolucionado económica y socialmente a lo largo de los decenios subsiguientes.
Otra cosa muy distinta es lo que ha acontecido tras la última crisis económica del 2008 en la que se ha puesto de manifiesto, la imposibilidad de establecer un nuevo ajuste o la de reinventar una nueva fórmula de intervención para corregir los excesos, y en la que contrariamente ha habido un movimiento de reacción del poder económico destinado a validar las actuaciones y perpetuarse en ellas, y refrendarlas con nuevas actuaciones, creando con ellos un sistema inercial (inercia social) de dudosa intencionalidad.
Esto hace muy oportunas las cuestiones anteriores, y no sólo éstas sino, ya una vez concretado el problema, la cuestión de si es necesaria otra revolución social, si es necesaria ya, quién la haría (quién sobre quién) y si es posible o, de otra forma, si ya está en marcha y en qué punto de la misma nos encontramos, y, en consecuencia, si estamos en situación de responderlas con el marco previo y el esquematismo alcanzado (bipolaridad económica y política, y efecto transistor).



[1] Recordemos que esta bipolaridad tuvo origen en una fuerte bipolaridad y que, como tal, puede manifestarse simplemente como el abandono programático de ciertas expectativas de forma definitiva o temporal que sin embargo conservan esa impronta bipolar y dan lugar, de acuerdo con sus orígenes, a posturas fuertemente encontradas, si bien ninguna de ellas puede ejercer una fuerza —digamos de opresión o agresión— sobre la otra por un acuerdo tácito.


Continuará…