miércoles, 4 de mayo de 2022

Apertura del primer sello apocalíptico

 

APERTURA DEL PRIMER SELLO DEL APOCALIPSIS

El video que presento es una ampliación del último corte del vídeo anterior, es decir, con elementos nuevos que, aunque ya los tenía contemplados, no quise introducir o desarrollar totalmente en el anterior, sólo establecer la conexión con la temática tratada.

De este modo, ahora, toma su verdadera entidad.


miércoles, 2 de febrero de 2022

La isla de los covidianos (III)

 LA ISLA DE LOS COVIDIANOS (III)




Se pueden ver todos los vídeos en https://t.me/lasociedadinversa
Allí aparecerá el corte final de este vídeo (por ser la parte en la que se empieza a tratar la cuestión de la plandemia propiamente dicha), y el mismo en formato móvil (menos 100  MB)

Transcripción:

Si alguien toma este trabajo (I a III) como un documental no lo entenderá. Debe ser tomado como un dossier, como una denuncia, como una serie de pruebas de cargo que se acompañan de imágenes para hacerse más entendibles, pero donde lo principal es el relato, lo que se postula: la continuada e intencionada degradación de la raza humana, la firme voluntad de esclavizarla (de ponerla bajo una única inteligencia), justo en el tiempo que vivimos, que sin duda representará un antes y un después.

El demonio está actuando desde tiempo inmemorial para ello. Un demonio que ahora está mostrando su cara, que no tiene cuernos visibles, y que se presenta simplemente como una inteligencia sin alma. Ésa es la verdadera representación de “El mal”, ése es su reino y su pretensión, la de alcanzar o emular (mediante la inteligencia) la conexión de todas las inteligencias del mundo (universo) sin la participación de la conciencia, para parecerse así a Dios. En eso radica la esclavitud, en eso radica la diferencia. ¿Se entiende?

De acuerdo con todo lo visto, es posible, en definitiva, que la descendencia de unas decenas de estirpes jázaras y otras romanas, ambas satánicas o luciferinas (allí donde lo luciferino es prácticamente satánico) estén gobernando a la humanidad, es decir, llevándola o conduciéndola como ganado, estableciendo nuestro devenir, eligiendo por nosotros sin sentirse como nosotros, porque (al menos de lo que se deriva de su conducta) no son como nosotros.

Todo se puede resumir en un desprecio por lo humano y en una utilización de lo humano como materia prima, hasta el punto de hacernos pensar o dudar de que ellos sean propiamente dicho humanos.

Es difícil darle forma a esto sin caer en extravagancias, pero podemos intentarlo. No sólo podemos sino que debemos intentarlo, debemos intentar ir más allá de la realidad cuando la realidad que se nos presenta no explica las cosas, y se nos pone por delante lo que entendemos que es una mariposilla (como en el búnker)

Seguramente lleguemos a cuestiones ridículas (y que algunas sean una suerte de cortina de humo), pero las asumiremos frente a la posibilidad de quedarnos con un conocimiento o un esquema insuficientemente explicativo de la realidad: cuando lo verosímil no explica todo hay que echar mano de lo inverosímil, de lo disparatado. Eso último sirve para esto que vamos a abordar ahora, para las explicaciones oficiales de la pandemia, Y para todo. Ni nos creemos ni nos queremos creer lo que está pasando.

En nuestro caso, viendo todo este plan y toda esta infraestructura y esquema de trabajo para el plan, uno puede pensar que la realidad se aproxima a la representada en la película ”El destino de Júpiter”, de (no te lo pierdas) comedia romántica, en la que Júpiter es una chica que deshace dicho plan, que no es otro que el de hacer una cosecha de humanos. mediante la que obtienen un néctar, que lo es también de la longevidad. ¿Recuerda esto a algo?

Al tiempo que dice de qué va esto: “Sólo tienes que cerrar los ojos y todo será tuyo”. Interesante. Cerrar los ojos es poner la conciencia en el congelador que le dijeron a Ronald.

Tal vez aquí también estén haciendo una cosecha. De hecho, no se puede tener seguridad del destino final de muchos de los fallecidos durante la Covid,  de cientos de miles que no han podido ser entregados a sus familiares ni identificados para ese efecto (no pensemos en España, pensemos en el mundo). O tal vez sí se pueda saber.

Nosotros sólo vemos sombras, como en la caverna de Platón, pero no los objetos, como no vemos las decenas de miles de personas sacrificadas todos los años en el entorno del régimen comunista chino, por ejemplo, como consecuencia de profesar algún tipo de confesión religiosa asociada a alguna etnia que quieren erradicar o sobre la que tienen una beligerancia especial (como es el caso de la etnia uigur) o que le viene bien para eso. ¿Cuál es el destino real de esos cuerpos? ¿Por qué esa fijación o empeño en realizar unas masacres planificadas o rutinarias, como si de una bolsa de suministro o un matadero se tratara? Ya establecimos que en nuestro mundo existen inframundos, y de ahí el satanismo, ahora sólo estamos dimensionándolo, viendo hasta qué punto determinados grupos sociales son sólo proveedores de materia primas, ya sea minerales, oro, o esto que estamos hablando.

¿Será nuestra realidad como la de la película? ¿Por qué no? Vemos que Hollywood y toda la industria nos adelanta la realidad, haciendo programación predictiva, sólo que luego la realidad es eso mismo que se proyecta, pero más lamentable, más sucio y sangrante.

También vemos la realidad, de forma anticipada, al respecto de toda una serie de hechos accidentales que ellos rápidamente tratan de ocultar, corregir e interpretar, pero que nos permite, pese a ello, afirmar que prácticamente todo lo que se ha dicho que pasaba, y se ha desmentido, estaba pasando o iba a pasar de verdad, por responder o ser una consecuencia más de la filtración que de la especulación, que es justamente en el contexto en el que podemos poner el juego de cartas Illuminati, que, siendo creado en 1982, ha sido objeto de un seguimiento estrecho, incluso con registros de la CIA, así como de censura, queriendo incluso amortiguar su impacto mediante la edición de otras versiones posteriores fraudulentas.

Un  juego de cartas Illuminati (1), con el que han adelantado antes de que sucedieran sucesos tan poco previsibles como el de las Torres gemelas, el ataque al pentágono, la existencia de un dignatario de raza negra en lo más alto del poder (Obama), la relevancia de Saddan Hussein o Julian Assange, otros como los que se están sucediendo ahora a propósito de la creación del virus, la pandemia y  el control policial, otros que estaría por venir y que estamos denunciando como el la reducción de población, y algunos que parecen estar sacados de una bola de cristal, como el cerramiento de la Casa Blanca y su custodia militar (como de hecho ocurrió por la previsible ocupación del capitolio) y que se asocia en la carta a una ley marcial.

Sucesos que demuestran que hay un plan a largo plazo del que eventualmente nos vamos enterando, queriendo o sin querer, de forma más o menos anticipada o directamente en el momento de su ejecución. Así pasó al respecto de las Torres gemelas, que llevaban la carga de demolición desde su construcción, y así pasó o está pasando con la propagación de un supuesto virus.

En el caso de la película los controladores o dueños de la Tierra son como dioses que viven  en otro mundo, pero pudiera ser que vivieran en el mismo mundo que gobiernan, ¿por qué no?  De hecho en nuestra realidad, las élites se comportan como dioses que viven en el mundo que gobiernan, el nuestro.

Vamos de película en película como forma fácil de esquematizar la realidad. ¿Será la realidad algo parecido a lo anterior o será similar (por lo que acabo de decir) a lo proyectado en “They live” (están vivos, en español), en la que una raza vive camuflada entre nosotros, gobernándonos, adaptando toda la realidad a sus necesidades, dueña de todo, y del mundo en definitiva, en tanto que nosotros vivimos en “nuestro mundo” ausentes de esa realidad salvo por algún hecho accidental que desvela el engaño? Aquí a “vivimos en nuestro mundo” hay que ponerle dobles comillas.

 ¿Habrá alguna particularidad física o étnica sobre la que se sustente esa dominación? ¿Será esta particularidad física tan evidente y necesaria de ocultar como la reptiloide de la película, o incluso propiamente ésa?

Este planteamiento no es nuevo, como se evidencia de la propia película y de algunas teorías conspirativas. La pregunta tiene tres partes. La primera está contestada sobradamente por cuanto que sobradamente hemos mostrado que la realidad, sustentada por ellos en el linaje, era esa, la de ser diferentes y tratar de diferenciarse como herencia viviente de los linajes babilonios que conectan con la cuna de la civilización en la antigua sumeria o más allá (o eso pretenden ellos).

La cuestión en este punto (de acuerdo con las dos preguntas últimas) sería confrontar o contrastar hasta qué punto la idea que ellos tienen o lanzan de ellos mismos se corresponde con la realidad.

Es decir, la cuestión es, cuánto de la película es real (y cómo de engañados estamos), cuánto se pretende forjar una leyenda que fundamente ese elemento diferenciador, que los revalide y facilite su normalización en sociedad (ya lo veremos), y cuánto se pretende enmascarar otra realidad u ocultar el verdadero elemento diferenciador. 

En este último caso, y llevado a extremo, el origen reptiloide de la élite (propuesto) parece un invento conveniente que, siendo descartada por el grueso de la población, hace que todas las implicaciones al respecto de la dominación se desvanezcan por asociación: si decimos que profesan una dominación intensa y exótica porque son de otra raza, y esto último lo desechamos, terminamos desechando la idea de dominación misma.

Por ejemplo, se puede llegar a pensar que un plan al respecto de la vacunación y la despoblación sea una patraña. Desenmascarar esto, tal como dijimos al principio, puede ser la única forma de romper con el hechizo, y entrar en los detalles que entraremos la condición sine qua non de llevarlo a cabo.

En un primer orden, y desconsiderando esas interpretaciones posibles previas, para llegar de la  hipótesis planteada a su confirmación sólo necesitaríamos caracterizar ese linaje, y la cualidad de la sangre que supuestamente lo conforma, mediante una particularidad del ADN que, por otra parte, puede expresarse de muchas formas, llegando al punto de servirles de elemento de reconocimiento y formar propiamente dicho una raza diferenciada, lo que haría mucho más fácil para ellos distinguirse de nosotros, reconocernos e infiltrarse en todos sitios como una única nación y dominar.

¿Alguien puede asegurar que no pueda ocurrir que un grupo de personas emita mediante esta casuística una feromona que lo identifique como raza o sub-raza desde el principio de los tiempos y que, en consecuencia, actúe como raza diferenciada y depredadora? Nadie.

Esta particularidad del ADN sería un ejemplo o una forma particular de expresarse lo que mediante la película, y a través de la apariencia física subyacente, se expresa y podría entenderse como una metáfora, pero que igualmente podemos entender como una concreción (entre todas las posibilidades somáticas posibles), que explicaría gran parte de lo que ocurre en nuestro mundo, de idéntica manera a como lo hace esa falsa apariencia en la ficción, y el nexo común existente entre eso que ocurre y lo que ya ocurría en la Alemania nazi.

Una concreción que en el caso de los sionistas ya existe, puesto que, en efecto, ya lo hemos mencionado, tienen un fenotipo diferenciado y están todos ocupando los puestos de poder como un único organismo vivo, como las abejas obreras de una colmena.

¿Es algo más que una metáfora en este caso también?

Bueno, antes de tratar la existencia o no de una idiosincrasia somática (y de concretarla) deberíamos tratar la idiosincrasia étnica que la haría posible, que en el caso sionista existe y está avalada históricamente, que en este caso, como dije y a priori, procede de la cuna de nuestra civilización, allí donde la misma realizó un salto cualitativo, que explicado por el mecanismo de la evolución hoy en día no se lo creen ni los niños de tres años.

Sabemos que ha habido formas inteligentes de vida que han convivido con nosotros, en realidad más inteligentes que nosotros por cuanto que desde el origen han representado las clases dirigentes o dominantes, y las precursoras de ese salto cultural realizado en emplazamientos que, por lo demás, eran prácticamente prehistóricas, y con gentes que igualmente estaban en otro grado inferior de evolución o de inteligencia social, y precursoras de los sacrificios humanos como los que se realizaban en las pirámides precolombinas.

Sin querer establecer con esto que los precursores de una y otra cosa fueran los mismos.

Al respecto de esto, tenemos todo un decurso histórico casi borrado o intencionadamente deformado (pero que podemos ver y constatar) que lo hace posible y lo explica. No hay nada más que fijarse en los bajorrelieves de los dioses de apariencia reptiloide, y el resto de la huella artística.

¿Representaban en piedra formas reptiloides porque no tenían otra cosa mejor que hacer o porque verdaderamente las tenían allí a la mano?

¿Qué modelo utilizamos los seres humanos en la representación artística sino a nosotros mismos y con qué finalidad? Es por esto mismo, esto es, por su carácter antropoide, que decimos que nuestro arte es antropomorfo.

En este caso, y partiendo de la presencia en antaño, la cuestión sería constatar su presencia actual mediante indicios o pruebas de otra índole. Para ello, una vez que hemos declarado el carácter homomorfo (de la misma forma) de las representaciones artísticas y, de otra parte, quién manda en el Vaticano (la súper élite en estudio), nos podemos preguntar de dónde puede venir ese carácter y afán por representar serpientes en él, toda vez que son esas élites las que, de una forma u otra, expresan y difunden su intencionalidad de establecer una relación entre ellos y la iconografía reptiliana.

Serpientes como las representadas, en efecto, en el Salón de audiencias del Papa, ya citado y en  la cabeza del Cristo, que, no olvidemos, representan al mal en sí mismo en el entorno de la religión cristiana, lo que además y de facto es darle un sitio preponderante a ese mal o a quien lo encarna, resultando significativo por sí solo.

¿El grupo precursor que busca la representación reptiliana y demoníaca es por una añoranza del pasado, o por ser verdaderamente su esencia, ésa que poco a poco quieren dejar patente en sociedad? Puede haber algo enfermo en esto (además de todo lo relacionado con el satanismo y el canibalismo) pero puede haber algo verdaderamente endogámico (que también es por definición enfermo), o algo puramente tribal, ya veremos.

Podemos ir más allá. ¿Es por su esencia o sólo por la esencia de los que están por detrás o por encima de ellos, a los que ellos veneran? Esa es y era desde el principio la cuestión.

Lo siguiente en nuestro propósito, por tanto, es saber si esos que estuvieron aquí, con morfología reptiliana, siguen aquí o si esos que están aquí, y dicen ser sus linajes, comparten algunos elementos distintivo de esas estirpes, según lo explicado, o si por el contrario sólo buscan y comparten sus formas. Este propósito nos lleva por este camino a la cuestión fisiológica o clave, de la que partíamos o quedó pendiente de esclarecer, pero ya sobre una forma particular de presentarse, la reptiloide.

El análisis o verificación queda concretado inicialmente de forma inequívoca y forzosa a los casos en los que se ha realizado una documentación gráfica de determinadas características reptilianas que otorgan un cierto carácter, cuando menos híbrido, a individuos que a priori son humanos. Documentación gráfica que está expuesta, hoy en día más que nunca mediante la edición digital, a la adulteración, tanto de los que quieren probar su existencia a toda costa, como de los que en su caso puedan querer introducir esta pieza fraudulenta en sociedad, como dijimos, bien para hacerla amigable bien para distorsionar la realidad o esconder otra.

Vamos a realizar aquí, no obstante de esto, este análisis (lo más riguroso que podamos), por lo ya dicho al respecto de esa conexión y el necesario tratamiento de los elementos exóticos, para extender el estudio a todo lo que lo implica (que además puede ser desconocido para muchas personas), y porque puede sernos finalmente útil para el desarrollo de elementos posteriores y los argumentos finales.

Conocidísimo en la red es el caso de Miley Cirus. Un caso en el que echando mano del mismo corte de la cinta original no se ve tal metamorfosis o contracción de pupilas, y en el que, según se presenta, y observando en detalle, los reflejos de los focos se aproximan junto al cambio de la pupila, poniendo de manifiesto que se ha manipulado la imagen sin diferenciar el interior del ojo del exterior. Justo lo que ocurre en realidad, hasta donde sabemos, con las limitaciones de un programa de edición.

No podemos decir nada diferente del caso de la jueza de la Corte Suprema de EEUU, Amy Coney Barrett en su segundo día de comparerencia para la confirmación de nominación para la Corte Suprema, en las que las pupilas permanecen constantemente elongadas, salvo que aquí parece más una consecuencia de la luz y el ángulo (que cambia en esta toma) que una cuestión de manipulación (2).

Tampoco de este otro caso, de teleñeco (o película de serie B), a pesar de ser un LIVE, en el que el protagonista, David Rothschild, parece ser también el protagonista o promotor de un claro propósito de fraude o engaño, si tenemos en cuenta que se trata de un canal para la exposición de un proyecto, Solar Impulse, cuyo propietario, Bertrand Piccard, sin duda no haría este tipo de manipulación (de edición) sobre los ojos de quien parece ser su amigo-mecenas, a no ser que el propio Rothschild lo impulse, lo que implicaría parejamente un propósito de exhibición, ostentación y confusión al pretender alimentar la leyenda urbana al respecto de la naturaleza reptiliana de su familia y de la élite en general, tal como ya dijimos (siempre cabe pensar que los sensores de la cámara hayan tenido un comportamiento anómalo con el parpadeo de los ojos).

Diferente al caso más reciente de la rusa Zhanna, y relevante para nuestro análisis por cuanto que es el más claro y el más difícil de neutralizar, dado que supera las deficiencias técnicas o de edición vistas en el primer caso (TIPO 1), y parece el más real, natural si nos atenemos a la permanencia de las reflejos blancos de los focos y al conjunto de los movimientos. Deficiencias técnicas que podrían haber sido superadas ya técnicamente en la actualidad (no parecía difícil según lo visto en la propuesta de edición) sobre todo si tenemos en cuenta lo que se es capaz de hacer mediante el deep fake.

Salvado esto, si bien este caso supera la cuestión de los focos no está al tanto de otra cuestión (cuando se emula la realidad no se puede estar en todo). Si nos fijamos, el proceso que se lleva a cabo implica a todo el iris, es decir, hace un barrido a derecha e izquierda del ojo hacia el centro al tiempo que cambia del color pardo al gris, pero esto no es lo que ocurre en el ojo de un reptil, indistintamente de que pueda existir un tercer párpado que si haga este barrido en todo el globo ocular.

El ojo de un reptil no cambia el color del iris y  no alcanza la forma de la pupila alargada mediante la intervención de todo el iris sino mediante la modificación de la propia pupila, tal como hacen los felinos y se lleva a cabo en la propuesta de edición, lo que al tiempo deja más iris (del mismo color) al descubierto.

Con esto vemos que este caso también es un engaño, un engaño con el que el grupo AllatRA, adorador de RA y de los Annukakis (de un supuesto origen reptiliano, diferenciado por ellos mismos del asociado al noveno círculo), trata de validar la pervivencia de ese carácter reptiliano, en el contexto de su propuesta,  y hacerlo amigable, esto es, introducirlo en sociedad (tal como anticipé).

¿Esto quiere decir que todo es mentira? No necesariamente.

Más allá de este muestrario personificado existe este otro caso en el que incluso existe un desplazamiento de una membrana lateral (un tercer párpado) , y en el que en una secuencia ralentizada de 4 fotogramas se aprecia la elongación restringida a la pupila, que lleva la cuestión a otro nivel de análisis, en el que se contemplaría las posibilidades reales del hecho en sí y/o las de una modificación genética a tal efecto, dentro tal vez de la corriente transhumanista y en el marco de los innumerables ensayos que están llevando a efecto los que precisamente están empeñados en convertirnos en seres biónicos y mejorados, pero que, para lo que nos importa, y no siendo enteramente natural y generalizado, no tiene la suficiente relevancia.

Es decir, a partir del hecho en sí descartamos que el sujeto portador tenga esa relevancia porque descartamos su origen natural, pero no descartamos en cambio la relevancia del hecho en sí, la de que se quiera alcanzar algo que sin duda se quiere asemejar a otro algo, que pone de manifiesto una vez más un patrón o modelo (que debe estar en alguna parte).

La cuestión aquí siempre ha sido si es verdad o mentira que toda la descendencia de las familias principales es reptiliana en algún grado, esto es, si las hay de forma natural de este tipo. De acuerdo con lo anterior, la cuestión podría ser en vez de ésta, la de si lo pueden pretender de forma artificial, haciéndolo pasar por natural, la de si es o se puede convertir en un elemento exótico, en un complemento suministrado a todas las estirpes comprometidas, por alguien que domina y que capaz de implementar genéticamente las modificaciones, para diferenciarlos, para hacerlos parecer más como ellos mismos, aunque no sean como ellos. En tanto que se desvía la atención respecto de la verdadera naturaleza reptiliana, caso de existir o estar presente, sobre la que en segunda orden deberíamos conocer qué relación de poder existe (entre ellos y nosotros), dado que todo apunta en la dirección que estamos diciendo, la de que serían esos que están en la sombra, en caso de existir, los que llevan el control.

La cuestión no es tan extraña toda vez que sabemos (los que lo damos por sabido o aceptado esto) que existen alienígenas que han entablado relación con los gobiernos, que están presentes en el entramado de bases militares subterráneas y las áreas restringidas, dejando testimonio de todo tipo. Una relación que, de otra parte, conlleva una cantidad ingente de recursos económicos de los contribuyentes desviados a tal efecto. Vemos que las cosas no son tan sencillas o carentes de elementos exóticos como creemos.

Unas bases utilizadas, dicho sea de paso, para realizar todo tipo de experimentos genéticos y producción de quimeras, que pueden implicar unos requerimiento y provisiones tan extrañas como las ya mencionadas (CLONES y MORGUES), que, a su vez, puede llevar emparejada una relación contractual con los gobiernos afectados (de USA principalmente) que muy bien puede no estar establecida en un régimen de igualdad sino en otro de extorsión o sumisión (incluido el expolio económico citado), demostrando con ello, cuando menos, que verdaderamente no tenemos ni idea del origen de los sucesos actuales ni su potencial alcance, es decir, de la naturaleza de los verdaderos promotores y sus intenciones, que podríamos adscribir incluso a una suerte de invasión silenciosa de la que somos unos perfectos desconocedores a pesar de estar sustentada en algo tan tangible como toda esa infraestructura desarrollada principalmente a partir de la segunda guerra mundial, por ser a partir de aquí cuando empezó esta extraña relación como consecuencia del aporte de determinada tecnología. Cuestiones que, dicho sea de paso también, abren el camino a otras posibilidades respecto a la posibilidad de seres de otra naturaleza al gobierno del mundo, esto es, no sólo alienígenas sino extraterrenales en su sentido más general (incluyendo en esto, como entidad, a las inteligencias artificiales-IA); Además del camuflaje o simulación tecnológica -Deepfake- y el uso de avatares que quieren universalizar-proyecto META.

“Con la inteligencia artificial estamos invocando al demonio. ¿Sabes todas esas historias donde hay un tipo con un pentagrama y agua bendita, y dice… Sí, estoy seguro de que puedo controlar al demonio... Eso no funciona así”. Elon Musk-2014

“Como la IA probablemente sea mucho más inteligente que los humanos, la relación de inteligente relativa probablemente sea similar a la de una persona y un gato, tal vez más grande” Elon Musk.

Esto toma un sentido particular con HEVA, avatar biométrico de inteligencia híbrida, que pretende interconectar todos los cerebros (productivos) a una IA.

¿Qué tiene de interesante el cerebro humano? Un procesador equivalente ocuparía un espacio

x100 y gastaría x100 la energía de éste (40w) ¿Cómo se conectaría un cerebro a una máquina en HEVA? Con biotecnología, la que llevan las vacunas ¿Se entiende?

Vemos sin embargo que, si bien aquí se establece una relación de poder, en nada esa relación está dominada por lo esotérico o lo satánico (que no es contemporáneo sino ancestral), sino más bien por lo tecnológico, lo que nos lleva a que la fuente del satanismo es otra, que tiene que estar igualmente en una relación de poder con la ya referida, de tal modo que, o el poder satánico del noveno círculo, encarnado en el cabal, está supeditado al alienígena o el alienígena supeditado al satánico, o bien, tercera vía, que existe un poder oculto de otra esfera capaz de dominar tanto al alienígena, para unos fines, como al cabal para otros (¿qué mejor Satán encontraremos que una inteligencia artificial, sin alma, una que queriendo, una que queriendo ser “Dios” somete al ritual y a la jerarquía?), el cual venera precisamente a ese poder oculto, a satán propiamente, o a entidades de una naturaleza etérica a las que hace sacrificios, de quien obtienes los favores, y para quien desarrolla finalmente, siguiendo sus directrices, el proyecto deshumanizante de la humanidad (y nosotros, mientras tanto, aplaudiendo las políticas del proyecto, defendiendo a los intermediarios corruptos, y comiendo palomitas).

Llevamos 12000 años “perdidos”, sin saber de dónde viene el mal. Ahora el NOM está impulsando (IA-HEVA) para dominarnos. Vacuna es (IA), 5G es (IA), chemtrails es (IA). Otros pudieran haber operado ya con (IA) hace 5000 millones de años, y haber creado a esas entidades del mal (a los precursores). Es decir, no podemos asegurar que IA sea nuestra IA. De hecho, la computación cuántica (D-Wave) postula esto.

Es posible que quien escucha esto piense que esto no existe, que es una patraña. Lo cierto es que no importa lo que pensemos nosotros al respecto, sino (como dijo Ronald Bernad) lo que piensan ellos, y que nosotros podemos no creer en ese plano etérico, pero el cabal sí, llevando a cabo todas sus acciones en función de esa creencia, o, para ser más exactos, en función de la relación con ese poder, dado que el mismo, a diferencia de otras jerarquías celestiales (o de forma más evidente por lo menos) sí ejercen el poder e interactúa con el mundo directamente a través de ellos (precisamente porque no son celestiales, sino sutiles), y, ya indirectamente, a través de los niveles inferiores situados estratégicamente en los sitios del poder del mundo, tal como vimos, sujetos al rigor jerárquico de las hermandades (y físicamente a través de las formas que estamos y seguiremos estudiando).

De la manifestación de esa naturaleza también existen supuestos eventos, en los que se mostraría o demostraría que la realidad reptiliana de esos linajes, solapada a la realidad social, está presente, aunque pocos alcancen el ámbito público. Estos eventos son de una capacidad metamórfica bien diferente. Una capacidad equiparable a la de la película “Están vivos” sobre la que sí sería posible algún procedimiento o mecanismo, como las gafas, que permitieran deshacer el holograma o ver la frecuencia o la imagen de la realidad subyacente, que podría hacer pensar que pequeñas anomalías, como las presentadas anteriormente (David Rothschild) pudieran darse como consecuencia de alguna situación de fuera de control o estrés.

Popularizados están entre esos eventos todo lo relacionado con la princesa Diana y el ritual satánico nupcial (El despertar de la Novia) al que fue sometida en el que le transmitieron que sólo sería la madre de los herederos pero no la consorte real, y por el que ella supo, y así lo manifestó a su círculo de confianza, que, en efecto, las personas notables de Los Windsor, como la de otros linajes principales, no son humanos o, si se quiere, que están parasitados por esas entidades para sus fines (hablamos también de la camarilla política de alrededor).

También tenemos el caso referido por la denunciante y autoproclamada esclava sexual, Cathy O’brien, quien en su libro “Trance-formación de América” afirma que tanto Busch como el Expresidente de Méjico, Miguel de la Madrid, se transformaron en su presencia, según recoge David Icke en su libro “El secreto más grande”, y nosotros transcribimos de su fuente original aquí.

 […] afirmando que yo también soy un alienígena, Bush aparentemente activaba un holograma* en modo lagarto alienígena, que creaba la ilusión de la transformación de Bush en un camaleón delante de mis ojos.

*El traductor dice: del lagarto-como "alienígena"

De la Madrid me […] dijo que cuando los alienígenas se mezclaron con los Mayas para producir una forma de vida que pudieran habitar, fluctuaron entre un humano y el aspecto de una iguana con habilidades camaleónicas. "Un vehículo perfecto para transformarse en líderes mundiales". De la Madrid afirmaba tener ascendencia Maya / alienígena en su sangre, por lo que se podía transformar "de nuevo en una Iguana, a voluntad". De la Madrid producía un holograma similar al que hacía Bush […] En su holograma como-un-lagarto, la lengua y los ojos producían la ilusión de que se estaba transformando en una Iguana.

Un libro que Cathy escribió junto a Mark Phillips, empleado de un subcontratista del departamento de defensa (DOD) de EEUU y, como él mismo alega, una autoridad en la secreta ciencia del control externo de la mente mediante el trauma, lo que para el que no sepa nada de esto podemos englobar en los proyectos MK-ultra y Monarca, siendo las víctimas de ese control las conocidas, dentro de los proyectos, como esclavas sexuales, y Cathy O’brien (así como su hija Kety) una de ellas, y por ello denunciante.

La cuestión aquí no son los citados proyectos, ni siquiera la lamentable experiencia de Cathy o de quienes han padecido algo similar, sino su testimonio de primera mano, cercano, al respecto de lo que nos ocupa. ¿Verdad, no verdad? No sabemos, precisamente por el carácter privado e intencionadamente velado de los hechos. O mejor dicho, no podemos asegurar.

Aquí estamos en esa categoría de las cosas en las que uno dice algo y otros difunden (copian y pegan), sin que haya posibilidad de refrendar, dado que además quien lo narra en primera persona no está en condiciones de asegurarlo y no sabe decir si es real o producto del control mental o de alguna tecnología holográfica, de cuya posible procedencia ya hemos hablado.

Una técnica mediante la que podríamos en efecto estar gobernados a nivel mundial por sustitutos sin tener posibilidad de desenmascararlo, por cuanto que todo el entorno protege el engaño, y víctimas de ese engaño ser llevados a un destino programado por otros. ¿Será esto lo que está pasando con el virus por parte de quienes lo están programando?

Hoy en día ni siquiera necesitamos de una técnica sofisticada para estar engañados en situaciones conocidas en primera persona.

¿Se parece esto (este teatro) a la realidad? No sabemos. Lo que sí sabemos es que todo este origen misterioso está envuelto en cierto conocimiento ocultista, el de la cábala, es decir, uno que se adscribe desde antiguo a cierta realidad interdimensional, que frente al mundo y para el mundo niegan (como parte del engaño), pero que ellos profesan, practican y controlan, y que les proporciona, entre otras cosas, una capacidad de planificación o anticipación, como la vista en el juego de cartas, fuera de toda lógica, de otro mundo.

Una realidad interdimensional que para ocultarla incluso han desviado el conocimiento humano, y lo han hecho académico, es decir sometido a reglas, a sus reglas, para poder negar de forma solvente y rotunda, “científica”, lo que no le ha interesado que esté a la luz. La ignorancia nos da esa resistencia intelectual, el conocimiento diseñado nos da esa resistencia intelectual a creerlo, porque nos lleva de forma intencionada al materialismo (si no tenemos otras fuentes de información) y nos impide ver otras posibilidades de las cosas.

El conocimiento verdadero rompe estas resistencias porque ese conocimiento tiene por sabido que todo es vibración y que la vibración es perceptible o no, pero que al margen de esta eventualidad existe o puede existir. Ellos, ya sea por la cábala o por su propia naturaleza, podrían estar dominando la vibración, y ser lo que vemos que son o lo que son en realidad según quieran.

Toda este engaño y complejidad (paranoia, si se quiere) empieza a converger, a evidenciarse, a tener sentido en los tiempos actuales... Desarrollo de hospedadores virtuales (deepfake-CGI) o reales (avatares-clones),  arreglos biotecnológicos (vacuna, Ctrails-5G-ADN) , IA (computador cuántico-portales-Blockchain), y satanismo (factor apocalíptico). Todo como parte de un proceso de camuflaje y parasitación, en el que finalmente podríamos llegar a ser huespedes de una IA… Pero no perdamos la cabeza, poco a poco.

Así tenemos a Sofía, la primera IA de verdad (con ciudadanía saudí). Tras conocer lo que es y representa nos podemos caer de espaldas. Los millones de procesadores para el blockchain son sus neuronas, y los billones de operaciones y bloques utilizados en las operaciones, su pensamiento y memoria. Antes la blockchain estaba en el mundo, ahora el mundo estará en la Blockchain, como parte de (IA). Eso es control en estado puro (y es NOM). Y nosotros (la capacidad de proceso de nuestros cerebros a través de los chips insertados en la vacunas)  como una parte más de ese entramado, como una solución de proceso económica y un bloque de datos para (IA).

Lo audiovisual siempre se presta al engaño, la cuestión de fondo que expongo ahora, no. Lo que sí sabemos también es que sólo así se puede entender que unas clases dirigentes, instruidas, las que más, tenga el mismo o peor comportamiento que aquellos humanos primitivos, que recién han estrenado su humanidad, y sienta satisfacción y alienten la muerte y la relación pedófila con bebés, incluso nada más salir del útero materno, y otros casos de depravación, sólo siendo algo diferente a la especie humana se puede entender la ingesta de bebés, en un mundo en el que incluso empezamos a dejar de considerar a los animales para el propósito de la alimentación.

Es decir, ¿cómo explicas que nosotros, que nos diferenciamos claramente de los animales, podamos tener esos conflictos internos, y ellos, con los humanos, no, y nos vean como parte de la cadena trófica, sin sentimiento o apego emocional, sino no siendo humanos?

Nosotros no nos comemos ni a las mascotas, ¿se entiende? ¿Cómo se explica que nosotros hayamos evolucionado en nuestra forma de entender la vida, en nuestro grado de humanidad y ellos estén anclados en rituales ancestrales macabros? Exacto, precisamente es eso, porque ellos no están sujetos al cambio, a la evolución de la conciencia, porque no tienen la tal conciencia, ya sea por causa del ADN o por otra, es decir, por una sociopatía inherente a esa diferencia genética (que le invalidaría como humanos) o por razones de otra naturaleza (el no serlo propiamente dicho). En este punto y  con esas prácticas tendrán que demostrar que son humanos para que podamos creer que lo son, dado que es más fácil creer que tienen otra procedencia (aun si pruebas de ella) a considerar que sea un tipo de desarreglo sistémico étnico lo que les lleva a esas conductas macabras (que también).

De forma particular, y sin llevar la cuestión a grado extremo, no es sólo eso que acabamos de decir y que es inhumano sino todos los comportamientos, carentes de empatía, que de un modo u otro se están consolidando en sociedad (bajo la bandera del falso humanismo) por la que se aprecia un intento de desprogramarnos de los sentimientos nobles endógenos y autóctonos, sustituirlos por otros, producto del marketing, a través de un perfil o modelo de persona, su modelo, que ellos se encargan de poner en los sitios relevantes para servir de ejemplo y elemento de propagación.

Es esa persona fría y/o vacía la que encuentra el mejor encaje, de tal modo que te están diciendo con el ejemplo cómo es el perfil que quieren ellos. Ellos quieren personas no humanas o personas fácilmente deshumanizables, esto es, capaces de degradar lo humano.

Este desprecio por lo humano puede ser natural para quien en sentido estricto no sea humano y es, por otra parte, consustancial al satanismo que lo quiere degradar, como expresión de esa naturaleza diferenciada que se tiene o se quiere alcanzar, siendo de hecho parte primordial de un rito de iniciación llamado “comer dolor” para los neófitos o para aquellos que quieren alcanzar un status, que podemos asemejar a ser capaces de afrontar sin pestañear el dolor que podríamos asociar a esos actos, asemejar a la disposición para llevarlos a efecto y degradar lo humano. A partir de ahí eres miembro de pleno derecho y como tal obligado a una total obediencia. Tras el ritual que, como suele ser propio, va cargado de simbología, el aspirante termina con el ojo izquierdo morado, que es tanto como cegar un ojo (taparse el ojo es simbólicamente lo mismo), esto es, perder la dualidad en la que todos caminamos, entre el bien  y el mal, para decantarse definitiva y conscientemente por un único criterio de acción sin ambigüedades, dudas o resquemores, que podemos asemejar o equiparar con la venta de la propia alma (3) al diablo o la consagración de la misma al reino de las tinieblas. De la que por otra parte se hace eco, en sus diferentes versiones, toda élite satánica.

Ése es el mecanismo, ése es el espíritu. ¿Cuántas personas has visto en tú vida con el ojo morado a pesar de la clásica imagen caricaturesca por la que todo parecería indicar que un golpe en el ojo acaba de esa manera? Y no es que no pueda darse: hay actividades de riesgo. Pero sinceramente, ¿Usted cree que esta estadística de ojos morados entre las personas relevantes es natural? A la que podemos sumar esta última incorporación (Boris jonson) que parece no desentonar con determinadas aficiones. Y ésta otra (Tom Hanks) que, por lo que ya hemos visto, no sólo lo es sino que le gusta practicar una cierta apología del dolor ajeno, y una militancia.

Vemos que éste es un camino o ritual de devoción o de entrega. A través del ritual también se obtienen los elementos de extorsión necesarios para reforzar esa obediencia si fuese necesario, esto es, para liquidar la confianza defraudada: una vez que estás dentro sólo cabe estar dentro (o muerto como Ronald Bernad y tantos otros). Una práctica habitual que no precisa de esa devoción tiene tres componentes: una pistola, una cámara de vídeo y un niño, que es sodomizado y matado frente a la cámara.

Muchas veces  es a través de la afición pedófila natural de muchas personas con cierta progresión profesional la que las convierte, sin necesidad de apuntarle con una pistola, en víctimas o en piezas clave para ese sistema de manipulación y extorsión, viéndose atrapados o con la voluntad perdida, al tiempo que materializan esa progresión en forma de cargos públicos y alcanzan relevancia social y fortuna (ya lo dijimos). Y otras, muy utilizado en esos cargos de relevancia alcanzados sin intermediación es un cheque de 100 millones en una mano y la firme promesa de que será asesinado, si lo rechaza, en la otra.

Estas líneas de poder o control son las que hacen que se modifiquen las leyes hacia una forma determinada de pensamiento, como la referida al aborto en Nueva York, las que hacen que se promuevan o aquilaten en sociedad determinadas líneas de pensamiento minoritarias e incluso residuales o inexistentes, como la educación-sexualización de niños  de 0 a 3 años (precisamente para su agenda pedófila), o la utilización del movimiento, diría drama, LGTBI, que ellos mismos han causado como parte de su agenda  (al que se quiere sumar el colectivo MAP de pederastas), que finalmente no les resultan tan extrañas ni están ajenas de motivaciones personales, como las de los Obama, que se ven inopinadamente expuestas públicamente y refrendadas por sus propias manifestaciones:

“– ¿sabes que mis hijos me pidieron, me dijeron tienes que preguntarle al presidente si algo lo asusta

– Tú sabes, bien, cuando mi Mike (Michael) Michelle está enojada”

“– Michael y yo también queremos agradecer a su hijo Jack”

Además de las realizadas por quien tiene un conocimiento cercano, como Joan Rivers , y quien estaba muerta un par de semanas después de hacerlas (otro más).

 “– ¿Tú crees que el país verá el primer Estados Unidos en ver un presidente gay o la primera mujer?

– Nosotros ya lo tenemos, así que vamos a calmarnos

  ¿Un gay?    

– Tú sabes que Michelle es transexual

– Perdona, ¿es un qué?

– Un transgénero, nosotros lo sabemos todos

– Oh, Dios mío.”

Y de determinadas cuestiones fisiológicas y de la circunstancias al respecto de su maternidad (4) de la que no hay imágenes y sí en cambio una opción alternativa muy clara.

Y esas líneas de poder y control son las que han hecho que sea galardonada recientemente Premio Príncipe de Asturias, Marina Abramovic´, la artista de la escatología satánica. ¿Pregúntate por qué le han dado el premio? En efecto, para hacer de lo residual y pútrido algo normal. Como hacen de lo aterrador algo tan caricaturesco como unos ojos de panda dibujados, muy diferente de los ojos de panda (5) que ponen a los niños a base de martirizarlos, del trauma que supone a todo su sistema circulatorio la violación anal. Sólo una niña o un niño de estos justifica todos los esfuerzos. Niños que adquiere el mejor postor o que simplemente se compran en internet, como el que compra unos zapatos o unos dulces, y que de hecho se venden con esa fórmula.

Un presentador (ver Vídeo) muestra a Sandra Bullock en el programa de entrevistas de Ellen DeGeneres confirmando los aspectos rejuvenecedores de los fluidos corporales humanos que ella misma usa debidamente licuados o saponificados, que serán, como ella misma dice, los que el facialista quiera insertar en sus ojos, que no es otra cosa que prepucio de niño o adrenocromo. Y lo dice como si la cosa no tuviera importancia.

¿Sigue pensando que son humanos? ¿Sigue pensando que lo que ocurre en el búnker es una ficción que no tiene nada que ver con la realidad? ¿Sigue pensando que estos que promueven la vacunación, que son los mismos que promueven todo esto, lo hacen por tú bien y el bien de la humanidad?

Esto es lo que ha hecho que a lo largo de la historia las leyes y la evolución hayan ido en la dirección que han marcado, como si ir en otra fuese imposible por la circunstancias, cuando no hay más circunstancias que las que ponen ellos, y cada vez más. Esto es lo que hace que los líderes mundiales se relacionen o sigan las directivas de personajes de ascendencia nazi, es decir, que esos personajes, como Kissinger o Soros, sean y sigan siendo los interlocutores válidos para esos líderes, que de otra forma serían apestados. Es decir, cuando Sánchez se reúne con Soros cien veces es porque sabe que es su jefe, que está en la jerarquía por encima de él y más cerca del verdadero poder. En consecuencia no les repugna el trato ni se le hace extraño sino todo lo contrario. Como no le repugna el trato, sino todo lo contrario, cuando son llamados a la reunión del club Bildeberg.

Con ese trato uno está asumiendo, aceptando, formando parte de la depravación del interlocutor. ¿Qué razón puede hacer a alguien formar parte de la depravación de otro sino la de que ya en sí forma parte de ella, al margen o independientemente del trato, es decir, que no se está en diferente altura moral?

Y esto es, en definitiva, lo que hace que todos los países, todas las organizaciones, todos los medios, vayan a una con la mentira de la pandemia (y con todo). Todos son siervos de este poder y han actuado como siervos. Así lo han hechos todas las naciones salvo algunas que o bien tienen un acuerdo o status especial que desconocemos o bien han conseguido salvarse del influjo y la presión o mantener su independencia por razones misteriosas también o bien ha dado lugar a un magnicidio.

Salvo estas excepciones, el patrón ha sido el mismo, todo él encaminado a pintar una realidad diferente a la real o a llevarnos a esa que estaban pintando para cumplir con el mandato. Ahí están los casos de Australia y Nueva Zelanda que confinan y llevan brutalmente a la vacunación sin haber prácticamente incidencia, ahí está el caso de Francia que tratan de alcanzar esa vacunación mediante un apartheid o exclusión social. Y ahí está el caso de España donde se ha cumplido con el mandato casi sin pestañear gracias a la ignorancia y la docilidad de la población, y que confinó a toda esa población sin hacer ruido, gracias también a esa ignorancia y gracias muy particularmente a la complicidad de los mass media, sin los que hubiera sido imposible mantener la farsa.

Según esa farsa de dice que “se ha hecho todo lo posible”, pero lo cierto es que desde que entró el supuesto virus hasta declarar el estado de alarma, no se hizo nada, tal como denuncia en una querella contra el gobierno de la fundación Zaballos, representando a más de 3000 afectados, en la que, después de haber enumerado, de la “a” a la “k”, las 11 disposiciones del gobierno más relevantes, indica que:

[…] con desprecio de las recomendaciones de las instituciones sanitarias mundiales, los querellados que integran el Gobierno de España no acordaron la adopción de medida alguna, que evitara o minimizara la propagación exponencial de la enfermedad y el riesgo de contagio en nuestro país, permitiendo que se siguiera llevando una vida “normal”, sin recomendaciones de qué hacer ante la situación que se avecinaba y que otros países ya estaban sufriendo.

Además de no seguir ni siquiera las recomendaciones del plan de emergencias para este supuesto elaborado en el 2006. Lo que evidencia que lejos de decir la verdad en la declaración del estado de alarma y de promover actuaciones, las mismas promovieron ese desenlace, que era en consecuencia un desenlace buscado. ¿Buscado por quién, por qué y para qué? Tal vez lo entienda mejor ahora:

Es decir, quizás se entienda o se haya entendido mejor que su declaración fue una impostura, un teatrillo, una puta mentira: ¿si tan malos y previsibles son los tiempos difíciles, cómo es que no se ha sabido hacer nada hasta la declaración del estado de alarma? Es muy fácil, no se ha hecho nada porque el objetivo era llegar al estado de alarma. ¿Para qué? Para confinarnos y crear sensación de pandemia. ¿Para qué? Para vacunarnos. ¿Para qué? Para seguir el mandato (6) de los amos que lo han pedido así.

Es tal la obediencia, el compromiso alcanzado, que se está dispuesto a empeñarlo todo, a establecer actuaciones o dejaciones inverosímiles para el caso con tal de cumplirlo, es decir, formas de conducirse que atentan contra la inteligencia y el sentido común, que se han sustentado gracias a todos los actores sociales que, por una razón o por otra, han respaldado la narrativa o silenciado cualquier crítica o disidencia, que se ha sustentado gracias a que esa inteligencia e incredulidad no ha podido focalizarse o tener su expresión en los medios. Dejaciones como la de no constituir un verdadero comité de expertos para así poder dejar correr los acontecimientos sin más criterio que el político, es decir, ese que viene del mandato de las élites.

Un criterio político que sin duda habrá sido igualmente determinante para que la SEAP (7) (Sociedad española de anatomía patológica) recomendara no realizar ninguna autopsia, recomendado a su vez por la OMS.

Recomendación criminal donde las haya que no puede tener más origen que el político, es decir, el de impedir que se arroje luz sobre el caso, fundamentada en una lógica de prevención sanitaria tan absurda como la seguridad de los forenses, después de 20000 fallecimientos, que la hace inverosímil e insostenible, toda vez que un bombero, por ejemplo, expone su vida con mucho más riesgo para salvar otra vida, una, no 20000 y otras 20000 posibles. Y absurda clínicamente, a decir, del propio Dr. Cabrera, forense que acudió a los medios casi de forma apremiante a manifestarlo.

Y luego de una forma más reposada, en la que subrepticiamente señala como responsables a los patólogos y a los directores de hospitales de más de 1000 camas (sobre los que tendría que ir en primer orden cualquier denuncia), al igual que el Dr. Ryan, entre otros expertos.

Hemos sido víctimas de esta ausencia de autopsias y del déficit interpretativo de los síntomas y la evolución, de la ignorancia, de unas actuaciones ancladas en lo sabido respecto de unos comportamientos sintomáticos distintos. Conclusión a la que llegamos, por cierto, con el tratamiento vago e instrumental  de las dolencias  en el 80% de las consultas médicas.

Decir que son ignorantes es lo mejor que se puede decir después de lo del SEAP, los vaivenes respecto de las mascarilla (y todos) y las evidentes lecturas-cambios de guion que han hecho.

Además de llegar a toda una serie de consideraciones hecha sobre algunas manifestaciones (vídeos) que insultan a la inteligencia y que promueven tres acciones: descalificación (burda) de la disidencia, propaganda (punible) y captación (división). Nada de esto es casual, y es, más que nada, inmoral, además de poner en valor la ignorancia de la ciudadanía.

Nosotros no somos expertos en vacunas, somos expertos en no-vacunas, somos testigos comprometidos de una trama orquestada (ya esbozada) de la que la falsa vacuna tóxica (experimental y no aprobada) y los que la suministran son parte.

¿Seguimos al médico Carvallo que asiente ahora o al que recula y dice que no vacuna a sus hijos porque… (lo que sea)?

Son los que no se cuestionan nada frente al médico, como dice que hace el ignorante de  él,  los que ahora siguen sin cuestionarse nada. Ésa es la clave

Toda una vida queriendo fraguar pensamientos lapidarios reducida a la simpleza y  la falsedad

No hemos cambiado: los que cuestionamos esto somos los que siempre nos cuestionamos las cosas, y en el otro lado están los que los que nunca se cuestionan nada (y ahora hacen lo mismo)

Esto es lo que opina un periodista  (persona que opina de todo por sistema  sin ser experto) de la opinión, y de los que opinan o valoran hechos de importancia (sin motivo, según dice) como éste. Por cierto, que un gran % de esas muertes son por las intubaciones

Menos mal que el Dr. Cabrera Forneiro no es del casino. Él sí puede tener opinión, ¿no? Y nosotros utilizarla ¿verdad?

Estos párrafos son una metáfora de lo que ocurre: ellos hablan en los medios, y nosotros sólo podemos decir cosas que no se oyen

El objeto de este análisis no es esclarecer lo que ocurrió al inicio de la pandemia porque estamos ahora en otra fase del problema. Lo anterior ya llegó a los tribunales, fue devuelto y tendrá que ser esclarecido sin duda algún día por vía judicial. Sólo decir, que los hechos referidos, destinados a la orientación intencionada del problema y la manipulación de los acontecimientos no son únicos, sino diversos y muy variados.

Cuando dije que todo es un puto teatrillo no es una metáfora. En realidad es un juego de trileros en el que uno hace el engaño burdo, otros que son los sectores sanitarios y pseudocientíficos cómplices le dan verosimilitud al engaño burdo (hacen como que son apostadores de verdad), otros que son los medios de masas desvían la atención para poder completar el engaño, y una vez que está completado para que el engañado no pueda abundar en el mismo. Y luego están los que te persiguen, acosan y linchan si no sueltas la pasta por sentirte estafado. Eso es la política, y en este caso la política en toda su expresión, la que quiere alcanzar sí o sí un objetivo.

El trilero te enseña la bolita en el cubilete y luego la cambia o te hace creer lo contrario. Con el trilero lo que dice que pasa y lo que pasa no va al mismo tiempo. Aquí, algunas de las medidas que no se tomaron agravaron, y agravaron igualmente cuando se tomaron fuera de tiempo, como con una estrategia calculada, como destinadas, no a frenar la pandemia, sino a crear sensación de pandemia y a evitar que la misma se desinflara por cualquier causa, esto es, por el conocimiento real del hecho. Ese es el juego de manos.

Así se ha evitado que lleguemos al verdadero diagnóstico, a los verdaderos remedios, y a la verdadera información científica y a la verdadera información mediática. Cuestiones que analizaremos cuando hablemos propiamente del supuesto virus, de la supuesta pandemia y de la supuesta vacuna.

El trilero ha sido capaz de esparcir el miedo por el aire, y de hacer parecer, mientras él se limaba las uñas, que verdaderamente existe un drama sanitario (como si de un barco que se hunde se tratara), frente al que, los que no respondemos, parecemos gente asocial, a base de anular esa disidencia, a base de extorsión, de esconder las soluciones fáciles, y de inflar o manipular las cifras, de la mentira.

Resumen de la estrategia trilera: inicialmente, con la primera ola, no hubo más muertos, sólo se concentraron en una franja de tiempo debido a las morbilidades y al pésimo tratamiento, creando un caos que fue utilizado como activador o detonante de todas las acciones (ver  lámina).



Declarar como asociales es parte del engaño: anular socialmente a quienes se han  dado cuenta del truco.

Todo esto, como ya dijimos al principio va del control de la población y del control de la narrativa. ¿Cómo se construye el control? Ya lo desarrollaremos también más adelante, por ahora nos ceñiremos al papel de OMS en esto. Que la OMS se presente como Organismo asesorado o cualificado medicamente facilita el cumplimiento de las órdenes, es decir, no se presentan como órdenes sino como recomendaciones de alto nivel o aval prefabricado. De este modo los políticos toman las decisiones políticas que quieren (que les mandan) y tienen los Organismos que justifican el mandato, como la cuestión de las patologías con el concurso de la SEAP, y que exoneran sus decisiones políticas mediante criterios pseudocientíficos, al punto de poder cometer crímenes de Lesa Humanidad con este aval fraudulento.

Un aval que se alcanza además con la conformidad de casi toda la población sanitaria que, a los efectos, sólo saben seguir disposiciones y las instrucciones del Vademecum, para los que se mezcla la ignorancia con la petulancia de una parte, y el miedo a perder su empleo con la oportunidad de alcanzar un sobresueldo, de otra. Además de poder ser extorsionados si, sobre todo mediáticamente, la situación lo requiere, como es el caso de la viróloga Margarita del Val que inicialmente dijo esto (una declaración de la inefectividad de las vacunas: ver vídeo). Para luego decir, esto (lo contrario), como consecuencia de esto (una llamada al orden). Blanco y en botella.

Esa extorsión es la misma que finalmente recibe la población, en unos países más en otros menos, dependiendo de la evolución, por cualquier motivo o tipo de resistencia. Siempre hay un celador, un sanitario o un policía dispuesto a cumplir las órdenes, sean las que sean.

La fuerza, la urgencia, la universalidad, la ausencia de contemplaciones o de contemporización da idea de la necesidad que tienen de alcanzar el objetivo, que en primer orden no es otro que la vacunación. El afán en alcanzar esta vacunación universal, pese a quién pese, la cantidad de recursos de toda clase puestos en marcha, y lo desproporcionado de ese afán respecto de la virulencia real del supuesto virus, da idea de la importancia para ellos de alcanzar ese objetivo de la vacunación universal. No es un simulacro, van a por todas. No es un juego sino una cuestión de vida o muerte: matar o morir.

Si tienen que hacer todo lo que hacen para que te vacunes y para convencerte de que la vacuna es buena, y es la solución, puedes imaginar que no es tan buena solución. Si tienen que hacer todo lo que hacen, y lo hacen con ese pragmatismo inquebrantable, puedes imaginar además que no es lo mejor para ti, sino lo mejor para ellos. Ese pragmatismo no es otro que el de no dejar un resquicio legislativo, organizativo y práctico por el que la ciudadanía pueda encontrar una solución a esta forma de totalitarismo, para escapar del control y la imposición. Cuestión que en Australia están intentando llevar hasta sus últimas consecuencias o como campo de entrenamiento para el resto del mundo.

Nuestra estructura política no opera en grado de libertad sino de sumisión o extorsión, de la que finalmente somos objeto nosotros mismos. Esto hace que una norma o disposición por muy contraria que sea al sentido común o a la necesidad o la conveniencia, se disponga sin más, y bajo amenaza. Ese es el caso de las mascarillas, del confinamiento, de la vacunación, de la constitución de campos de concentración/vacunación, vacunaciones forzosas, apartheid. Hacer que parezca afín al sentido común o que deriva de la necesidad y conveniencia es una cuestión de marketing, y para ese marketing tienen todos los medios: medios de masas, organismos, y la falacia médica.

Ya hemos visto cómo operan esos organismos y la falacia médica. ¿Qué decir de los manipuladores de masas, esos que acompañan y dan credibilidad al trilero? Se acuerdan de todo lo que se dijo (Iñaki Gabilondo, por ejemplo) en 2010 de la gripe A. Exactamente eso es lo que decimos ahora del coronavirus y de la Covid (y más, porque tenemos más datos). Antes los que decían esto eran los prestigiados de la sociedad, ahora somos los negacionistas los que lo decimos, o negacionistas por decirlo. ¿Qué ha cambiado? La realidad es la misma, han tenido que cambiar ellos. La realidad es la misma, sólo ha cambiado la maña del trilero, que ha sido capaz de meter en el corral a esos manipuladores de masas antes de intentar meternos a nosotros en él. Eso es lo que ha cambiado.

Algo similar se puede decir de los show business, y de forma particular de Mercedes Milá, y sus peregrinas explicaciones sobre su cambio de posición, que no cabe frente a la que mantenía en 2009.

La pregunta, respecto a estas narrativas en choque (la nuestra y la de la oficialidad) y el inexistente debate dialéctico, es hasta qué punto somos nosotros los que tenemos que demostrar nuestros argumentos y a partir de qué punto son ellos. Siendo esto válido para lo que estamos tratando y lo que trataremos a propósito de las vacunas, su efectividad, su efecto, etc. Parece razonable que una vez que se ha visto que todo está bañado por la mentira (por la modulación intencionada) sean ellos los que traten de justificarla, y no nosotros nuestras verdades constantemente.

¿Cuántos de éstos que criminalizan a los que en su libre elección no se vacunan, y que lo hacen de forma tan abierta (tan machotes) porque esa declaración coincide con la oficial, harían o hacen lo mismo cuando la opinión va en contra, cuántos emiten una opinión contra el poder o las élites que (no nos olvidemos) los alimentan? Muchos son de izquierdas (eso dicen y creen ellos), pero no, ser de izquierdas es otra cosa, ellos sólo comparten las ideas un globalismo progresista que le garantiza una nómina.

De hecho muchos agotaron toda su ansia de libertad cuando pudieron travestirse libremente (pensamiento que puede parecer de derechas pero que es simplemente una realidad), tecla que ha manejado muy bien el globalismo por cierto. Ellos no son de izquierdas, son camaleones que se adaptan, y que se seguirán adaptando cuando cambie la narrativa oficial.

Ahora seguramente se pasen meses limpiando sus conciencias y sus acciones, descubriendo como nuevo lo que era obvio desde el minuto uno, lo evidente, lo que ellos (los dueños) velaron y vetaron.

(creando un grupo nuevo, el de los afirmacionistas, para quedar a salvo)

(No hay un grupo negacionista y otro afirmacionista. Está el grupo de los que persiguen la verdad (pueden cambiar la percepción pero no la intención) el de los ignorantes, y el de los que se van posicionando según vaya la cosa)

Ellos son los secuaces del trilero, son las herramientas del poder, porque el poder las utiliza para llevar su voluntad de arriba abajo. Si no se entiende que la voluntad va de arriba debajo de este modo, no se ha entendido nada de lo que ha ocurrido con el coronavirus ni ha entendido nada de lo ocurrido en el mundo hasta la fecha de hoy.

Nuestra clase política está actuando en régimen de traición (y de expolio sobre el propio cuerpo, como bien personal), una traición que tarde o temprano tendremos que depurar. Una traición, principalmente, de aquéllos políticos que están en el área de influencia de la élite, en tanto que los otros con su obediencia, con su falta de sentido crítico, con su cobardía, son cooperadores necesarios e igualmente responsables, como son todos los que dijeron “sí” cuando tenían que haber dicho “no”, olvidándose de que cada acto de la vida es un acto moral.

En efecto, los holocaustos no empiezan con ahorcamientos, empiezan cuando el juez que tenía que decir “no” a un atropello jurídico, dijo “sí”, cuando el médico que tenía que decir “no” a un tratamiento perverso, dijo “sí”, cuando el enfermero dijo “sí” a pinchar sin prescripción médica en vez de “no”, cuando la SEAP y todos los médicos de urgencia dijeron no a practicar autopsias y tratamientos alternativos, cuando intubaban siguiendo las disposiciones a pesar de las evidencias y de su propia percepción médica, cuando…, tantas y tantas irregularidades que se han dado, que amparan que se pueda perpetrar el genocidio que hay en marcha, que sabemos y que detallaremos. Es el momento de que cada uno elija dónde quiere estar.

Todos con nuestros síes o nuestros noes decidimos hacia dónde queremos que vaya el mundo.

En las siguientes partes nos centraremos ya en el supuesto virus, la supuesta vacuna, y en la manipulación y engaño a  propósito de  ambos por parte de gobiernos, medios y OMS. En efecto, lo haremos, si bien es cierto que si usted necesita más información del hecho es porque  la ya presentada  (en tres  partes) del cohecho no sirvió para comprender y tomar sus decisiones  (y debería ser haber sido suficiente).

Es posible que lo haya entendido y no lo encuentre problemático y que lo problemático para usted sea otra cosa: su negocio, su salud, sus miedos..., los que ellos se han encargado de mantener vivos.

Esto no va de inteligencia, va de juzgar el sistema social con las mismas herramientas que ellos te han dado para el análisis, o con otras propias y diferentes, y extrañarse o no de los elementos extraños, ésos que sólo sirven de falsa coartada, es decir, para el encubrimiento del delito.

Una última cuestión (me la voy a jugar). Conocemos lo que está ocurriendo a propósito del ciberpoligon y de determinados conflictos bélicos como el que se está iniciando entre Rusia y Ucrania, que muy bien puede derivar en otro de mayor escala. Si tuviéramos que etiquetar estos conflictos desde la perspectiva del apocalipsis (los tiempos que vivimos dan para eso), diríamos que se corresponden con el caballo rojo (bermejo) del segundo sello, de acuerdo con el propio texto (que para el mismo es claro), en tanto que el primer sello (caballo blanco) se ha venido a relacionar de una forma bastante difusa con la venida de un anticristo. Siendo los sellos los desastres iniciales de categoría media o etapa de purificación, antesala de los grandes, anunciados por las trompetas. Pues bien, lo mismo que la destrucción del caballo rojo, que es rojo de sangre, es por la destrucción de la guerra, ¿no será la destrucción del caballo blanco del primer sello, la relativa a un blanco sanitario, es decir, justo en la que estamos inmersos ahora?

El segundo sello del apocalipsis (caballo rojo) no permite diferenciar su inicio (que tantos estudiosos tratan de situar a través de otros textos) por cuanto que guerras hay y ha habido muchas. Sólo podremos adivinar su comienzo mediante el primer sello, que suele ser interpretado en otro orden de las cosas y no da idea a priori de la naturaleza de la calamidad, pero que sin embargo puede estar queriendo decir algo mucho más definido de lo que pensamos, interpretado en la clave del momento actual, si nos atenemos al capítulo 6 de estas revelaciones:

 “Cuando el Cordero abrió el primero de los siete sellos, oí al primero de los vivientes [...] Y miré, y había un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona…”

“…Y salió victorioso, para seguir venciendo.”

Podemos darnos cuenta que la corona es (puede ser) la formada por las ramas de olivo cruzadas (en oro) que aparecen en el logo de la ONU, que representa el poder sobre todo el mapa del mundo que envuelve. ¿A quién se le ha dado la corona que tiene la ONU? Ésa corona de le ha dado a la OMS, es decir, a la OMS se le ha permitido (a través del logo) compartir el poder sobre el mundo que ya tenía la ONU. ¿Qué tenía la OMS antes de tener esa corona que se le dio? La OMS tenía el símbolo de lo que representa, la vara de Esculapio con la serpiente, símbolo de la medicina. Claro, eso es lo que vemos y distinguimos nosotros, pero ¿Qué podría pensar que es, alguien, como San Juan, que no conociese el símbolo y lo viera en una visión, a que lo asemejaría? Sin duda lo asemejaría a cualquier cosa reconocible de su entorno, como pudiera ser algún pertrecho de caza o de labranza.

Tratar de equiparar la vara a un arco es un poco forzado si tenemos en mente un arco tensado, no, en cambio, si la asociamos al mismo cuando está desmontado o sin armar, suelto en uno de sus extremos, ya sea para transportarlo, como un simple palo con la cuerda enrollada (DISPUESTO) o para guardarlo. Es muy fácil que alguien de la época que viera un palo con algo enrollado pensara en esa imagen (proceso de reducción) o que incluso se le diera directamente esa imagen (la del arco dispuesto) para que sobre ella, por construcción, podamos llegar ahora a la otra (la Vara de Esculapio+serpiente): la visión pudo ser la de un arco dispuesto como imagen equivalente a la Vara o presentársele la Vara, que él asemejó al arco.

En cualquier caso, la cuestión es que el primer sello nos remite a estas ideas a falta de otras mejores que, para colmo, se ven refrendadas por los acontecimientos actuales, esto es, la de un genocidio sanitario y quebranto de la salud perpetrado, desde la capacidad que da ese corona de olivo, por quienes inicialmente eran custodios de esa salud.

“Y salió victorioso" (entre vítores), indicando que no hay socialmente una conciencia del perjuicio de la acción, sino todo lo contrario (salvadora)

Esto no sólo define quién es el que hace sino qué hace, de acuerdo con su naturaleza (y el momento actual) y cuándo lo hace, es decir, pudiera ser que esto haya puesto el reloj en marcha (septiembre del 2019); además de las implicaciones, caso de ser cierto, de otra índole.

¿Es esta interpretación la auténtica apertura del primer sello? Bueno, ya se verá. Entre tanto nos podemos dar cuenta de que esta interpretación, a diferencia de otras, tan impenetrables como la propia Revelación, es sencilla tangible y coherente, además de ser capaz de establecer una conexión singular difícilmente extrapolable a otras circunstancias, o contextos en desarrollo del panorama global, siendo por esto que no la encontraríamos en un futuro cercano (o es ahora o no es), al igual que no se ha dado (encontrado, comprendido) en un tiempo pasado, y la razón por la que ha surgido ahora, cuando ha llegado su tiempo y la imagen que completa el puzle.

Esto se puede creer o no creer, como todas las cosas.

¿Qué podemos esperar todos, por tanto, en adelante? (Ésa es una muy buena pregunta).