BIENVENIDO

Si es la primera vez que accedes al blog o quieres seguirlo desde el inicio quizás te interese acceder a su artículo de Presentación

sábado, 21 de abril de 2012

El quinto poder

Una opción para canalizar la fuerza social sería constituirse en partido, pero creo que no es la única ni la mejor, y, por otro lado, que no es momento o situación. Vamos por partes. Creo que la verdadera opción a la corta o a la larga sería constituirse (con todas las reservas) en un quinto poder, es decir, en un potente grupo de opinión, que module y condicione la opción y las aspiraciones del verdadero poder político. Ese quinto poder tiene que tener vocación de equilibrar pero nunca la de emular o sustituir. En algún sentido esto es lo que ya se está haciendo (algunas acciones políticas están siendo sensibles a lo que está ocurriendo en la calle) pero en algún otro sentido no, por cuestiones fundamentales que tienen que ver con la idiosincrasia del movimiento social, con sus pretensiones o la falta de ellas.
Al movimiento social le resulta extremadamente fácil ponerse de acuerdo en aquello que le supone (o supone socialmente) un dolor clamoroso e irreconciliable con la situación social, pero, nada más, es decir, que no está haciendo lo propio con las cuestiones sobre las que simplemente tiene que efectuar una orientación de sus aspiraciones. En consecuencia, no llega a acuerdos o, por decirlo mejor, entra en desacuerdos y en contradicciones: en una gran contradicción. De esa contradicción se desprende dos efectos indeseables. Uno la falta de consenso interno, la divergencia de voluntades e intenciones, otro, la débil capacidad de convocatoria o reclamo exterior. El problema endógeno y el exógeno es el mismo: salvo en las cuestiones nucleares (sobre las que tampoco se ha alcanzado una gran rotundidad) no se dispone de una referencia clara. La consecuencia es la misma: la inefectividad. Podemos decir que tanto dentro como fuera se vive el descontento, pero que ese descontento no se aglutina en un pensamiento alternativo unificado, o que incluso versa sobre cuestiones dispares y claramente minoritarias o de importancia relativa en el contexto general.
Romper con esta dinámica exige varias cosas. Desde “La sociedad Inversase está dibujando está exigencia y progresando en esta idea en cada una de los posts. En cada una de ellos se hace hincapié en la necesidad de establecer una deontología de la subversión, de abandonar unas formas, tomar otras, y dar un salto cualitativo. No voy a repetir el contenido, pero sí a particularizarlo para un caso concreto y a mostrar así, desde otra perspectiva, el fondo del asunto. Sabemos que en estos días —hace ya algunos— se ha puesto en marcha la ley Wert-Sinde, a la que tanto los colectivos implicados en las cuestiones de la libre difusión de la cultura como internautas, periodistas, bloggers y otros se oponen, haciendo patente dicha oposición en el “Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet. Sabemos que las razones argüidas respecto a las motivaciones de la industria cultural y los lobbies norteamericanos son ciertas y que, en consecuencia, una vez más responde a la intencionalidad de desequilibrar la balanza a favor del negocio oneroso de algunos respecto de otros derechos, dicho de otra manera, la de evitar lo que consideran un intrusismo. Frente a esto se propugna la libre difusión de la cultura. Pero parejamente se propugna el libre uso de la propiedad de los demás y el quebranto de sus derechos o nulidad preventiva de la propiedad intelectual. ¿Es necesario luchar contra el quebranto desde el quebranto? ¿Es necesario exagerar nuestra necesidad y nuestro derecho? ¿Esto nos pone en la dirección adecuada o nos confunde? El manifiesto citado arranca de una afirmación que se da por buena y que sin embargo es cuestionable: Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión. No es que la afirmación no diga una verdad, es sólo que no dice toda la verdad y, en consecuencia, está mal resuelta; pudiéndosele presentar varias objeciones.
Primera. Los derechos de autor no pueden situarse por encima, no quieren situarse por encima, no quieren situarse por debajo…, no pueden estar por debajo. Los derechos de autor, que es el derecho al producto del trabajo, son tan fundamentales como los otros. Entre unos derechos fundamentales, y otros, no cabe un proceso de judicialización, esto es, uno en el que además se utilice todos los ardides legales para hacer valer una hipotética razón, no cabe —una vez más— supeditar la razón de las cosas al interés, aunque éste pueda encerrar alguna verdad o algún perjuicio, reconozcamos el derecho de los otros antes de utilizar todo el artificio legal en la defensa del nuestro. No podemos querer esquilmar con nuestro derecho otros derechos. Sólo cabe establecer una jerarquía en virtud del quebranto real, o, mejor aún arbitrar una fórmula que posibilite verdaderamente el libre acceso, teniendo en cuenta a todas las partes del proceso creativo y de su popularización (a quien crea, a quien promueve y a quien difunde)[1].
Segunda. Bien es sabido que en realidad la libre difusión de determinados artículos no perjudica al autor porque si no es conocido puede lograr que se le conozca y si es muy conocido darle un valor añadido que de otra forma jamás alcanzaría, pero esto no quiere decir que podamos acomodar el derecho a la realidad coyuntural o las posibilidades ni que podamos acomodar las otras realidades a ésa de forma forzada. Esa realidad nueva hace, por ejemplo, que alguien pueda vender CD´s por internet de forma más económica por la supresión de gastos de almacenamiento, de establecimiento, es decir, por un abaratamiento general de los costes, además de disponer de un mercado extenso, etc., pero, ¿por lo menos, los CD´s que venda los tendrá que pagar al proveedor, no? Que la realidad posibilite esta forma de comercio no quiere decir que nos pleguemos a ella, que la realidad posibilite no pagar los CD´s, esto es, que no pagar los CD´s esté como posibilidad no quiere decir que tengamos que forzar todo nuestro pensamiento a esa posibilidad. Lo mismo ocurre con el resto de las cosas, incluidas la música que puede contener esos CD´s; aunque como posibilidad esté también alegar que se está haciendo lo contrario de lo que está haciendo.
Tercera. Esto último nos lleva a otra cuestión, que es paradójica y que una vez más pone de relieve la verdad esencial de todo lo que está ocurriendo en el plano socioeconómico, y la necesidad de tener una verdadera vara de medir los comportamientos y sus repercusiones, que en nuestro caso viene dada por el principio de bipolaridad (que en breve será desarrollado como merece). La cuestión es que todo lo que está ocurriendo, entre lo que podemos citar el propio desarrollo y la globalización, y nuestra forma de hacer las cosas, redunda en el decremento del diferencial entre polos, esto es, en la fuente del flujo de riqueza. Como respuesta, los poderes económicos (la gestión de la inversión etc.) trata de abrir o agrandar la brecha, y lo hace mediante la incorporación de dosis de subdesarrollo. Ellos están haciendo su parte, lo que les viene bien, la pregunta es, ¿estamos haciendo nosotros la nuestra? Parece evidente que estamos luchando contra una forma de capitalismo o de distribución de la riqueza y estamos al mismo tiempo contribuyendo con nuestra forma de consumir a esa forma de distribución: los Mercados sólo entienden de Mercados y de llevar la inversión a donde haya más rentabilidad, y nosotros, esos que luchamos contra los Mercados (junto a los que no luchan por nada), sólo entendemos de comprar donde sea más barato, si es preciso a través de internet mediante (lo que antes hubiera sido) una complicada operación de compra para ahorrarnos cinco céntimos en los CD´s; y si es gratis mejor. Ahí está la paradoja: denunciamos las herramientas del neoliberalismo, pero nos aprovechamos de ellas, de las ventajas del mercado libre. ¿A qué estamos jugando? Las diferentes opciones económicas y políticas tienen nombre, ¿cómo le llamamos a ésta?, ¿cómo se llama esta mezcla de supuestos ideales y de oportunismo? El exceso de plusvalías lleva a la desigualdad perniciosa, su anulación en este contexto (despolarización), a la imposibilidad real de mantener el sistema. No se trata de anticonsumismo ni de antiglobalismo, se trata de atender a la dinámica de los sistemas y preservarla, y para ello de establecer unos mínimos. Aquí es donde tenemos que detenernos para comprender las repercusiones económicas de nuestras acciones, cómo retroalimentamos los excesos del sistema: buena parte de toda esta cadena descendente entre sueldos y precios, con la participación de un tercer mundo en desarrollo, está motivada por nuestra forma de comprar, por nuestra forma de querer las cosas, por nuestra cicatería. Por esa forma de consumir, todos estamos sometidos a la competencia, y algunos, según el rol desempeñado, obligados a corregir —tal vez con más competencia— su efecto pernicioso, que de otra forma podría llevar, no a este deterioro continuado sino al colapso.
Nuestra solución tiene que eludir el deterioro y el colapso. Esto sólo se puede hacer desde el conocimiento y, por supuesto, desde el cambio del comportamiento o de la concepción de lo que es y representa la sociedad, que, como dijo Ortega en “La rebelión de las masas”, no es selva que esté ahí y de la que se hace uso:
La naturaleza está siempre ahí. Se sostiene a sí misma. En ella, en la selva, podemos impunemente ser salvajes… Esto pasa en el mundo que es sólo naturaleza. Pero no pasa en el mundo que es civilización, como el nuestro. La civilización no está ahí, no se sostiene a sí misma. Es artificio y requiere un artista o artesano. Si usted quiere aprovecharse de las ventajas de la civilización, pero no se preocupa usted de sostener la civilización..., se ha fastidiado usted. En un dos por tres se queda usted sin civilización. ¡Un descuido, y cuando mira usted en derredor, todo se ha volatilizado! Como si hubiese recogido unos tapices que tapaban la pura naturaleza, reaparece repristinada la selva primitiva. La selva siempre es primitiva. Y viceversa: todo lo primitivo es selva… El hombre-masa cree que la civilización en que ha nacido y que usa es tan espontánea y primigenia como la naturaleza, e ipso facto se convierte en primitivo. La civilización se le antoja selva.
Esa rebelión, junto al proceso de universalización llevó, parejamente, otro de vulgarización o banalización del que todavía no nos hemos repuesto, y junto con la apropiación legítima se emparejó otra nacida de la soberbia. Ahora estamos viviendo una segunda rebelión, una segunda extensión. Este proceso no es malo en sí mismo, más bien es bueno, pero es peligroso por lo anteriormente expresado. Es peligroso que pensemos que todo lo posible es admisible, y susceptible de ser demandado porque nos pertenece.
Naturalmente, este pensamiento no es generalizado, pero es normal cuando se emprende una acción global de este tipo verse rodeado de accidentales compañeros de viaje que puestos a pedir piden esto, esto otro y lo otro, y, puestos a desarticular, aquello, aquello otro y lo de más allá. Todos nosotros pedimos esto y queremos torcer o enderezar aquello otro, y por eso mismo nos dicen antisistema, pero eso es una cosa y el nihilismo es otra: no estamos aquí luchando contra el progreso, estamos aquí porque ese progreso, que se entiende ascendente respecto a las capacidades y el potencial del ser humano, ha establecido un punto de inflexión e inversión respecto a elementos importantes del desarrollo, el bienestar y la dignidad; no queremos retroceder, queremos aprender a desarrollarnos sin perjudicarnos. Tenemos que propiciar no la sociedad que imaginamos sino la que es posible ahora, la que precisamos y podemos alcanzar desde ésta en el día de mañana, siguiendo la evolución y el progreso normal de las sociedades.
La vocación de un quinto poder es poner las cosas en su sitio, pero, evidentemente, tenemos que poner las cosas en su sitio entre nosotros antes que intentar ponérselas a los demás; y hay cosas que no se sostienen en pie. No podemos luchar contra la mentira a base de mentiras. Las mentiras nos pueden servir a nosotros mismos durante un tiempo, pero no siempre, y no a los que están a nuestro alrededor, que más distanciados del problema ven sus otras caras. No podemos levantar una sociedad nueva sobre cuestiones mal resueltas, tenemos que superar este choque de derechos, tenemos que superar el derecho, y hacerlo mediante verdades o principios de verdad: si lo que pedimos es justo no tiene más remedio que abrirse camino.
La necesidad del quinto poder es ser extenso. Esta segunda rebelión debe apoyarse en la mundialización de la cultura, pero esto, no puede dar lugar a que quedemos presos de sus problemáticas (como esta de los derechos de autor), y, contrariamente, sí  a superarlas, como está ocurriendo con determinados procesos de distribución de la información (frente a los canales oficiales), con la distribución de la documentación mediante la incorporación de la misma a repositorios, que se presentan así como las verdaderas fuentes. Eso es lo que hay que hacer aquí, ser una mayoría o una vanguardia extensa. Esta segunda rebelión debe apoyarse, igualmente, en la mundialización de la economía, esto es, en la sustitución de los elementos intensivos por otros extensivos mediante la inversión social.
La estrategia del quinto poder es establecerse como polo intermedio o darle soporte. El polo intermedio entre dos polos es el que hace que estos se junten, el que lleva hacia la despolarización o convergencia social, como hiciera la burguesía frente al feudalismo o la revolución social frente a la burguesía, respecto —en ambos casos—a una clase desfavorecida. Ese polo intermedio lo ha venido representando la socialdemocracia salvo cuando ésta ha ejercido de polo activo. Queda determinar quién es el verdadero polo activo y si la socialdemocracia puede seguir ejerciendo de polo intermedio o precisamos reformularlo completamente, y esto en función de que tenga una masa social suficiente y pureza de ideas. Vemos que estas dos exigencias son las exigencias que nos hemos impuesto a nosotros mismos: una honestidad profunda y generalizada. En conclusión, o este pensamiento llega a la masa social  o la masa social viene a este pensamiento, para así, sea como sea, lo dicho arriba, establecernos como un grupo de presión limpio, como interlocutores válidos y claros, y precursores de estrategias sociales globales y factibles: estructurar la acción y poner en marcha —como ya dije— un trabajo de ingeniería social que le dé forma, que canalice la demanda de un par de cuestiones políticas claves, de entre un ideario, y otro par de ellas económicas, que vayan recomponiendo nuestro sistema y propiciando la regeneración: ese es el verdadero empoderamiento.
Sólo queda determinar los pasos.

                                                                                                                            anterior

                                                                                                                           posterior


[1] Desde mi punto de vista todo esto que ha ocurrido con el canon digital, su implantación y su supresión, ha sido un error. Su implantación porque es cierto que no se puede pagar por lo que no genera derecho y dárselo de forma indiscriminada a un sector, su supresión porque representaba una forma relativamente barata de eludir otras obligaciones y responsabilidades. En este caso, en vez de haber luchado por la supresión (a veces queremos todo de todo) se tendría que haber hecho por una distribución más justa, que incluiría el Copyleft o mínima remuneración de la actividad cultural libre (ciertas wikis, por ejemplo) y el sustento de creadores sin fortuna; yendo más lejos, hubiera servido para un sostenimiento de la cultura y el arte, en un sentido amplio, a través del sostenimiento real del artista, permitiendo que éste en cierta fase de desarrollo estuviera libre de ciertas servidumbres (esto lo permite la inversión social); o se tendría que haber luchado por otro mecanismo que contemplara el uso (no la propiedad) real del artículo y el pago en función del mismo.

No hay comentarios: